Los testigos de los ataques: “Escuché un estruendo tremendo y después gritos”

“Escuché un estruendo tremendo y después gritos. No sabía que estaba pasando así que miré a mi alrededor y ví a gente como corriendo”. Es lo que cuenta apresurada Sarah, una joven londinense que en la noche de este sábado estaba en la zona de London Bridge cuando una furgoneta blanca ha embestido a una multitud en lo que las autoridades han definido como un “incidente terrorista”. Sarah, que estaba volviendo a casa después de pasar el día fuera con unas amigas, está asustada. “En seguida me di cuenta de que algo malo había pasado así que yo también he empezado a caminar para salir de allí lo más rápido que he podido”, contaba al poco tiempo el ataque, mientras trataba de alejarse de la zona fuertemente acordonada por la policía.

Poco después se producía muy cerca del Londron Bridge un segundo ataque. Según el relato reconstruido a partir de varios testimonios a la BBC y las distintas informaciones que se conocen de la policía ambos incidentes están relacionados. Al parecer tres hombres han arrollado a varias personas en el Puente de Londres (London Bridge), desués han salido y han abandonado el vehículo, una furgoneta blanca, y se han dirigido a la zona de Borough Market, un área llena de cafés y lugares muy coquetos donde han atacado a varias personas con un cuchillo de grandes dimensiones. Hay al menos seis muertos y una veintena de heridos. Además, la policía ha confirmado que han abatido a los tres hombres sospechosos de estar involucrados en los ataques.

Carlo y Nicoletta, dos estudiantes italianos que habían salido a cenar y que iban a entrar en un club a tomar una copa cuentan que han visto cómo numerosos policías armados han entrado en un local cercano, del que ha empezado a salir gente. “Después, cuando han empezado a revisar las calle y a decirle a la gente que se moviese, que desalojase la zona, se ha producido un gran caos. La gente tenía miedo, no sabía si les estaban desalojando porque allí estaban los terrorismtas o porque tenían que pasar por allí con los coches de policía”, cuenta Carlo. Ambos jóvenes, que se han acercado a la policía que patrulla la zona a informarse de lo ocurrido, están visiblemente impresionados y nerviosos y se afanan por encontrar un taxi para llegar a casa. “Llevamos más de una hora esperando a ver si pasa alguno vacío y nada. Y Uber tampoco manda coches”, dice Nicoletta.

Como un matrimonio de turistas franceses, que tratan de encontrar un lugar por donde atravesar el perímetro de seguridad marcado por la policía para ir al hotel en el que están pasado el fin de semana. El hombre, de unos 65 años, comenta que tenían que volver en tren a Paris el martes, pero que probablemente adelanten el viaje. Tienen miedo a que se produzca otro ataque. Mientras, un helicóptero no deja de sobrevolar la zona del ataque.

La zona de Londron Bridge es una de las más concurridas en un sábado por la noche como este. Acoge además una de las estaciones con más afluencia de Londres y prácticamente de todo el país, y que muchas personas como Sara utilizan para volver a casa después de cenar en uno de los restaurantes o pub que hay por la zona. El área permanece a estas horas de la madrugada cerrada.

Loading...