Mas valora repatriar desde Suiza los tres millones de fianza que le quedan pendientes

El Tribunal de Cuentas tiene fijado el próximo jueves, 16 de noviembre, como fecha límite para que el expresidente de la Generalitat Artur Mas y sus colaboradores depositen los tres millones de euros que aún faltan de la fianza impuesta por la supuesta utilización de fondos públicos para la consulta independentista ilegal del 9 de noviembre de 2014.

Artur Mas estaría valorando repatriar los casi 3 millones de euros que posee en el extranjero y que, en su momento -al igual que hizo Jordi Pujol- atribuyó a una herencia paterna. El saldo en 2008 que mantenía Artur Mas en la entidad suiza UBS era de más de 1.700.000 euros. Sin embargo, la Agencia Tributaria tiene conocimiento de que Artur Mas posee otras cuentas opacas en Lietchtenstein por lo que no se descarta que el expresidente intente repatriar el capital en el extranjero bajo apariencia legal.

El pasado 25 de septiembre, el Tribunal de Cuentas impuso una fianza total de 5.251.948,17 euros para garantizar que se reintegre a las arcas públicas el dinero gastado en aquella consulta suspendida por el Tribunal Constitucional, en caso de que sean finalmente condenados.

Esa cifra responde a los gastos de la organización del referéndum, unos 4,8 millones de euros, más los intereses generados desde la fecha de la consulta hasta el momento de la imposición de la fianza, que suponen alrededor de 400.000 euros.

Solo han aportado el 40%

Artur Mas, responsable solidario por ser el presidente de la Generalitat en aquel tiempo, aportó casi 2,2 millones junto con los demás investigados: sus exconsellers Francesc Homs, Joana Ortega e Irene Rigau y cinco funcionarios del Govern de entonces.

Pero la defensa de los investigados pidió 15 días más de plazo para reunir el resto de la fianza atendiendo a “los medios económicos de los presuntos responsables” y subrayando que con el adelanto se demuestra la voluntad de depositar la totalidad.

Su letrado también aclaró en su escrito que la cantidad ingresada tiene únicamente “la estricta finalidad de responder al requerimiento de garantizar la responsabilidad establecida provisionalmente“, y no tiene el carácter de reintegro, ya que todavía no hay sentencia.

La Unidad de Actuaciones Previstas del Tribunal de Cuentas acreditó el ingreso de esos 2,1 millones de euros y aceptó la prórroga de 15 días hábiles para el resto de la fianza.

Colecta de la ANC y Òmnium

Los 2,2 millones aportados coincidían con la cantidad que desde las entidades secesionistas ANC y Òmnium Cultural habían reservado para apoyar a Artur Mas y su equipo, pero en esas últimas semanas la denominada “caja de resistencia” o de “solidaridad” ha tenido que afrontar más gastos, como los 150.000 euros de fianza exigidos en el Tribunal Supremo a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y los 100.000 repartidos entre otros cuatro miembros de ese órgano parlamentario.

Según fuentes de la institución, el plazo para Artur Mas y sus consellers acabará definitivamente el próximo jueves y, si en esa fecha no aportan el dinero que falta, el Tribunal de Cuentas procederá al embargo de los bienes de los responsables del 9-N.

Loading...