Pimec señala que 1.300 pymes se han ido de Catalunya

Un total de 1.300 pymes catalanas, lo que equivale al 1% del tejido de la pequeña y mediana empresa catalana, han trasladado su sede social fuera de Catalunya, según una encuesta de Pimec sobre los efectos de la situación política sobre las pequeñas y medianas empresas catalanas.

El presidente de la patronal, Josep González, ha subrayado este viernes en rueda de prensa que ha habido un movimiento de pymes para trasladar sus sedes sociales, aunque el porcentaje es muy pequeño, pero ha remarcado que “en ningún caso” ha habido traslado de actividad productiva, lo que sí tendría efectos en la economía real de Catalunya. “Cada empresa que se mueve es una preocupación para nosotros, aunque el porcentaje de empresas que se va no deja de ser pequeño”, ha manifestado.

El 80% de las pymes catalanas no tiene previsto trasladar su sede social

La encuesta, elaborada del 14 al 18 de octubre con una muestra de 400 empresas y extrapolable a un universo de 130.000 -microempresas, pequeñas y medianas empresas-, revela que, además del 1% que ya ha trasladado su sede, hay otro 2,2% que plantea hacerlo, mientras que un 79,3% no tiene previsto un cambio de sede -el 1,8% restante no lo sabe.

Sobre si el debate político genera inquietud financiera en las pymes, el 54% ha contestado que no y el 46% restante que sí: entre los que están preocupados, un 2% ha cambiado de entidad bancaria y otro 6% pretende hacerlo, mientras que el 37% restante está inquieto pero no cambiará de banco. Entre los que manifiestan inquietud, un 3% ha sacado dinero del banco y un 4% pretende hacerlo; y un 11% ha abierto cuentas fuera de Catalunya y otro 13% tiene intención de hacerlo. En cuanto a si la inquietud financiera paraliza las inversiones, el 26% asegura que no; un 10% dice que ya ha paralizado inversiones, y un 9% tiene intención de hacerlo.

González ha asegurado que las empresas que han decidido cambiar sus sedes sociales no lo han hecho por un efecto de “arrastre” por el traslado de empresas grandes, sino por una decisión propia. El director del Observatorio de la Pimec, Modest Guinjoan, ha afirmado a su vez que las motivaciones para realizar un cambio de sede pueden ser múltiples, entre las que ha citado, por ejemplo, el miedo a un boicot a sus productos y la búsqueda de más seguridad jurídica.

Crítica al Gobierno central y a Fomento del Trabajo

González ha criticado que el Gobierno central está “aprovechando” la situación para facilitar la salida de empresas de Catalunya, lo que, a su juicio, dificulta el diálogo, que ha remarcado que es necesario para solucionar la situación. “Estos políticos no saben dialogar. El mundo empresarial está decepcionado por esta incapacidad de los políticos de buscar soluciones como los empresarios estamos acostumbrados a hacer”, ha lamentado.

Josep González ve justificado el cambio de sede social en algunos casos, como en las entidades bancarias, pero en otros casos no ve la razón. Guinjoan ha puesto el ejemplo de empresas que operan en un mercado regulado y garantizado, porque son empresas que prestan un servicio “monopolístico”, ante lo que ha considerado difícil de justificar el cambio de sede.

Asimismo, González ha afeado las declaraciones “catastrofistas” del presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, y ha considerado que el momento actual requiere responsabilidad para no generar alarmismo. “Debemos ser cuidadosos con nuestra economía por encima de ideologías”, ha añadido González.

Guinjoan también ha criticado las revisiones en la previsión de crecimiento del PIB por parte del Gobierno central, que redujo en tres décimas el porcentaje de crecimiento para 2018 atribuyendo esta caída a la situación política catalana, lo que ha considerado poco riguroso.

Sobre el llamamiento de entidades independentistas a retirar efectivo de los bancos este viernes, González ha afirmado que Pimec “no será quien haga una recomendación como esta” pero ha dicho que hay que respetar los diferentes posicionamientos en un escenario político complicado.

Loading...