Podemos inventa la “trama” para sustituir el término “casta” a la que pertenecen

 

La izquierda española siempre se ha caracterizado por su innovación en los cambios semánticos en lengua castellana. En esta ocasión recurre a una especie de metonimia mediante la cual se quiere sustituir el término “casta” -a la que desde luego pertenece Podemos- por la “trama” que sólo estará integrada por la derecha y gente corrupta.

Pero la “trama” pretende tener más significado que el simple conjunto de “fachas”. Aquí se alude a una supuesta red corrupta y oscura que ostentaría el verdadero poder.

Así Podemos pretende convencer de que existe una “mafia” de cuello blanco representada por la banca, los jueces, empresarios y, por supuesto, el Partido Popular.

La “trama”, según Pablo Iglesias, “podría ser la palabra que sirva para entender cómo corrupción e impunidad son significantes asociados a un modelo de desarrollo económico y de gobernanza que ha fracasado”.

¿Qué es exactamente la “trama”?

Se trata de “una red de altos cargos del Estado, destacados políticos, algunos expresidentes o exministros, y también de destacados empresarios, que mandan en este país en lugar de este Parlamento”, le espetó Irene Montero, portavoz parlamentaria de Podemos, al ministro de Justicia, Rafael Catalá, en la sesión de control al Gobierno el pasado miércoles.

El discurso ha sido ideado por Pablo Iglesias tras leer al sociólogo Rubén Juste, que le ha supuesto, según explicó, “la píldora roja que de repente te hace comprender Matrix”.

El desarrollo del relato, según apunta el diario El País, corre a cargo del nuevo responsable de argumentario de Podemos, Pedro Antonio Honrubia, tras apartar Iglesias al equipo de Íñigo Errejón del control de esta área. Para el nuevo jefe del discurso de Podemos, el Estado es “una especie de Sociedad Limitada manejada desde diferentes espacios de toma de decisiones, simultáneas y complementarias, por una serie de familias y personajes de gran poder político y económico que actúan bajo una lógica de tipo mafiosa para beneficio propio y en contra de los intereses de las mayorías sociales”, según ha escrito en la publicación digital Kaosenlared.

“Mafia del canapé”

Irene Montero, portavoz parlamentaria, cree que existe una “mafia del canapé”, descrita como “una red de influencia en torno a ciertos cargos de la cúpula judicial con el efecto de acercarles al poder empresarial y al poder político a través de actos de canapé, como los palcos en partidos de fútbol o comidas en restaurantes elegantes”. No detalló las consecuencias.

Íñigo Errejón ya no es la cabeza que diseña las metáforas de Podemos, pero el partido “sabe que debe seguir produciendo metáforas discursivas, y es consciente de que estas se absorben rápidamente por otros partidos y pierden fuerza”, opina la politóloga Máriam Martínez Bascuñán. El objetivo, cree, es “el narcisismo de las diferencias, marcar diferencias con otras fuerzas políticas”.

¿Puede la “trama” sustituir a la “casta”? “No me encaja. Es una idea más académica y de consumo interno. Un concepto de salón”, analiza el editor de Politikon Jorge Galindo. “No tendrá ni la mitad de impacto”, vaticina el politólogo Pablo Simón, que cree que la “casta” ha caducado como recurso para Podemos porque ahora este partido es también parte de la clase política. Trama es un concepto más definido que el de casta, en el que cabía todo. “Uno podía hacer bromas diciendo que su jefe es casta. Pero es más difícil decir que es trama”, resume Simón.

Loading...