¿Por qué los yihadistas residentes en Cataluña quieren la independencia de una forma abrumadoramente mayoritaria?

AD.- Recuerdan los separatistas catalanes cada día más a los seguidores del trastornado reverendo Jim Jones, protagonistas del mayor suicidio de la historia. Ocurrió en Guyana el 18 de noviembre de 1978. Jim Jones, fundador y guía del Templo del Pueblo, propuso y obligó a todos sus seguidores reunidos en la isla a un suicidio colectivo. Pese a las extravagancias y peligros de que hacía gala el iluminado líder, casi 900 miembros de su secta le siguieron desde Estados Unidos hasta la selva de Guyana, donde, según la doctrina de salvación de Jones, se edificaría en realidad un paraíso en la Tierra, lejos de la sociedad capitalista. Allí Jones compró al gobierno de Guyana una amplia propiedad rural donde edificó una comunidad llamada Jonestown. Se cree que eligió Guyana por ser un país de habla inglesa, con una población mayoritariamente de raza negra y con un gobierno afín a otros gobiernos socialistas, que por lo tanto no impediría operar al comunista Templo del Pueblo.

Jones, quien hacía tiempo que había creado una atmósfera de miedo y permanente amenaza externa, empezó a fomentar entre sus adeptos una sensación del “fin de mundo” sosteniendo que el Apocalipsis era un evento cercano y que el Anticristo estaba encarnado en el capitalismo que ansiaba destruir la congregación.

Casi 40 años después, los iluminados líderes de otra secta instigan a su grey a otro suicidio aún peor. Del Apocalisis caribeño al cataclismo mediterráneo. De la comunión con el cianuro al consorcio con los islamistas. Del Satán estadounidense al Leviatán español.

Tiempo han tenido los catalanes de comprender hasta dónde pueden ser arrastrados si no se liberan del iluminado que les ha prometido un futuro promisorio si se alejan de España. Deberían preguntarse por qué los medios subvencionados por la Generalitat han  ocultado que Younes Abouyaaqoub, el terrorista de Las Ramblas, trabajó como voluntario por el sí a la independencia de Cataluña. Deberían preguntarse por qué Cataluña es la región europea con mayor porcentaje de salafistas y por qué la integración anunciada por los dirigentes separatistas no ha impedido que la segunda generación de inmigrantes reivindiquen con más fuerza su identidad islámica y busquen una oferta religiosa más radical. Pero sobre todo, espero que se pregunten por qué los islamistas de la región, de una forma abrumadoramente mayoritaria, quieren la independencia de Cataluña. Por si las evidencias eras pocas, ahí tenemos lo ocurrido la pasada semana en Barcelona y que prueba que los encargados de suministrar el cianuro a la población no pueden ser luego los antídotos contra sus mortíferas consecuencias. Dolça Cataluña desgrana muy bien los efectos del veneno:

1.- El miércoles 16 de Agosto se produce una explosión enorme en un chalet de Alcanar que se escuchó a varios kilómetros a la redonda. Los Mossos declararon esa explosión como “accidentental” por “acumulación de gas”. La Guardia Civil de San Carlos de la Rápita acudió inmediatamente, pero los Mossos no les dejaron ni entrar.

2.- En la casa de Alcanar aparecieron más de cien bombonas de butano y varias de acetileno. Los testimonios del vecindario daban cuenta de que la casa estaba “okupada” por un gran número de árabes. Los Mossos no consideraron otra hipótesis que la del accidente y no comunicaron ni a la Guardia Civil ni a la Policia Nacional este incidente ni les dejaron investigar.

3.- Uno de los ocupantes de la casa resultó herido y fue trasladado al hospital. Nadie le interrogó ni mucho menos le detuvo en ese momento.

4.- Ya después del atentado de Barcelona descubrieron en la casa restos de triperóxido de triacetona (TATP), el explosivo usado por las células yihadistas y cuya fórmula de fabricación difunden en sus páginas web. Ese dato hubiera puesto inmediatamente a los ocupantes de la casa en relación con un atentado.

5.- Y hubiera evitado también el imprudente desescombro de la casa de Alcanar, durante el cual se produjo otra explosión que causó 9 heridos entre bomberos y Mossos.

6.- La tarde del 17, una furgoneta irrumpe en Las Ramblas a gran velocidad. Ello es posible porque no existían barreras en la zona peatonal pese a que la Policia Nacional recomendó instalarlas antes de Navidad. Los Mossos y la alcaldesa de Barcelona se negaron a la instalación de bolardos, maceteros u otros obstáculos.

7.- El conductor del vehículo recorre 530 metros de la avenida más turística de Barcelona. Cuando sale del vehículo ningún Mosso le intercepta y puede llegar a la zona universitaria, donde al parecer secuestró un choche y asesinó a su ocupante.

8.- En la “operación jaula” una agente de los Mossos resulta arrollada por un coche. El compañero abre fuego contra el vehículo, que sorprendentemente escapa y aparece abandonado en la localidad de Sant Just. Se informa de que el conductor ha sido abatido por los disparos del agente y ha muerto por impacto de bala. Luego se descubre que el difunto estaba sentado en el asiento del copiloto y que murió por apuñalamiento de arma blanca. El vehículo no tenía ni un solo impacto de los diez tiros disparados. Pasadas diez horas se dan cuenta de que el difunto no tenía nada que ver con el atentado y que el conductor está huido.

9.- El portavoz de los Mossos informa que descartan más atentados, y que todos los esfuerzos van dirigidos a localizar a los sospechosos del atentado de Las Ramblas.

10.- En Cambrils un coche con cinco marroquíes pretende repetir el atentado de Las Ramblas, posiblemente en el paseo marítimo de Salou, lleno de gente a esas horas de la noche, y presumiblemente por el método del acuchillamiento indiscriminado como en Londres. El Audi A3 recibe el alto de una pareja de los Mossos, pero no se detiene y vuelca en la rotonda inmediata al control. Cuatro de los ocupantes salen del vehículo y atacan al Mosso que les controlaba.

11.- El quinto terrorista sale corriendo y es interceptado por una pareja de Mossos que se desplazaban en un coche camuflado. A este le da tiempo a degollar a una señoraque pasaba por allí y es disparado por los Mossos que, a 5 metros, consiguen alcanzarle con 3 de los 11 tiros que dispararon.

12.- Se descubre que todo empezó en una mezquita de Ripoll, en la que actuaba como imán un marroquí ex presidiario de la cárcel de Tarragona, Abdelbaqui Es Satti, del que se sabía que había tenido relación con los terroristas del 11-M. El imán y otros terroristas habían viajado a Bélgica, Francia y Suiza, pero no estaba controlado por los Mossos. Ripoll es un pueblo de 10.000 habitantes en el que, por lo visto, las autoridades de Interior de Cataluña no sabían qué clase de tipo andaba dirigiendo una mezquita.

13.- Desde el momento del atentado se venía buscando a un niño australiano de 7 años, cuya desaparición había denunciado su familia tras el atentado. 2 días más tarde los Mossos informan que está en un hospital y que no hay ninguna víctima no localizada. Medio día más tarde los Mossos informan de que el niño en realidad está muerto y que falleció en el atentado.

Hay felizmente en Cataluña muchos espíritus libres que no han sucumbido a las prédicas sectarias del reverendo “Jim” Puigdemont y a los que que sin duda les inquieta que tres de cada cuatro mezquitas en territorio español se encuentren en esa región. O que en Cataluña haya más musulmanes que votantes del PP. Sé que hay miles de catalanes que son conscientes del desastre al que se enfrentaría Cataluña en un hipotético estado propio y con una población islamista al alza. Alerta Digital es el punto de encuentro de muchos de ellos.

Saben y sabemos, como acertadamente apuntó John William Wilkinson, que la reconquista de Al- Ándalus hace tiempo que se puso en marcha en Cataluña. Y el movimiento secesionista se lo está poniendo en bandeja. Llegada la hora, será pan comido convertir al islam a un pueblo tan dócil, sumiso y al mismo tiempo tan sumamente desilusionado y desorientado. Porque parafraseando a Torras i Bages, si realmente quieren la independencia los catalanes, se enfrentan a un dramático dilema: Cataluña será musulmana o no será. No hay otra.

Todavía puede evitarse que la ponzoña separatista termine causando estragos irreparables. Si Puigdemont anuncia a los catalanes que su bebedizo les abrirá las puertas del paraíso, que se lo tome él y los suyos. En la Guyana o en la isla Wayheke, lejos de nosotros.

Su cielo es el infierno de los catalanes que aún mantienen a flote su instinto de supervivencia. Y ese infierno, debería saberse, ha sido deliberadamente caldeado por todos los despojos humanos que, a contrapelo de España y de la tradición cristiana de Cataluña, prefirieron que Younes Abouyaaqoub hiciera campaña para ellos e impidieron a la Guardia Civil que evitara la tragedia del pasado jueves.

Loading...