Puigdemont acata las elecciones del 21-D y le aconsejan que será inútil pedir asilo político en Bélgica

Carles Puigdemont ha desvelado este martes la incógnita de su viaje en secreto a Bélgica: el expresidente de la Generalitat no solicitará asilo político aconsejado por sus abogados, por lo que argumentará que se ha desplazado a Bruselas para contribuir a la internacionalización del ‘procés’. Y en rueda de prensa ante más de 200 periodistas españoles y extranjeros, Puigdemont ha aceptado el “reto” de concurrir a las elecciones del 21-D, impuestas por Mariano Rajoy, pero ha exigido al “bloque del 155”, en referencia al PP, el PSOE y Ciudadanos, que “respeten el resultado” si hay una mayoría independentista. “Nosotros lo respetaremos”, se ha comprometido.

“No estoy en Bélgica para pedir asilo político, sino porque aquí puede actuar con más libertad y seguridad”, ha dejado claro el ‘expresident’, que sí ha advertido de que permanecerá durante un tiempo en la capital comunitaria para denunciar el “grave déficit democrático de España” y “hacer evidente el problema catalán en el corazón de Europa”. Por eso ha reclamado por enésima vez a la UE que deje de mirar hacia otro lado y “reaccione” para intentar cambiar la actitud del Gobierno del PP.

Según Puigdemont, el plan del “Govern legítimo de Catalunya” consiste en que una parte de los ‘consellers’ depuestos sigan con su actividad en Catalunya para impedir la “demolición del autogobierno“, mientras que otra parte del cesado Ejecutivo se mantenga en Bruselas para denunciar la “persecución del Gobierno y la justicia española”. “No obligaremos a los funcionarios a tomar partido, aunque ello suponga ralentizar el despliegue de la república”, ha justificado.

El ‘expresident’ ha justificado sus últimas decisiones en aras de la “prudencia” y la “seguridad” de los catalanes y para evitar que puedan desatarse actos de “violencia“, a pesar de la “extrema agresividad” del Ejecutivo central mediante una querella que “persigue ideas y personas, no delitos”. “Nunca hemos abandonado a los catalanes, seguiremos con nuestro trabajo y denunciaremos que es una querella política“, ha apostillado. En todo caso, ha dejado claro de que “no escapará a la justicia” cuando se le cite a declarar por rebelión, sedición y malversación.

Respecto a las elecciones, Puigdemont ha avalado la decisión del PDECat y ERC de participar en el 21-D. “No nos dan miedo los retos democráticos, estamos de acuerdo en que es votando como se resuelven los problemas. Asumimos las elecciones con todas nuestras fuerzas”, ha aseverado antes de desafiar a PP, PSOE y Ciudadanos a “respetar” el resultado si hay una mayoría independentista para evitar que en Cataluna haya “votantes de primera clase y de segunda”.

Con el abogado de ETA

Puigdemont ha comparecido a las 12.30 horas de este martes en el Centro de Prensa de Bruselas, tras 24 horas de incertidumbre sobre los motivos de su viaje de incógnito a Bélgica junto con cinco ‘exconsellers’ del Govern. El depuesto jefe del Ejecutivo catalán ha estado sopesando en las últimas horas con el abogado de ETA en Bélgica, Paul Berkaert, la posibilidad de solicitar asilo político en ese país.

Puigdemont ha llegado pasadas las 11.00 horas a la sede de la Alianza Libre Europea (EFA), agrupación de partidos nacionalistas e independentistas europeos, para preparar la rueda de prensa. A su llegada, no ha querido hacer declaraciones a los medios que hacían guardia en la entrada y les ha emplazado a escuchar su comparecencia para conocer los motivos de su visita a Bruselas.

El exjefe del Govern ha llegado acompañado por el eurodiputado Ramon Tremosa (PDECat) y por los ‘exconsellers’ que han viajado con él (Dolors BassaJoaquim FornToni ComínMeritxell Borràs y Meritxell Serret) y también la extitular de Ensenyament Clara Ponsatí. Puigdemont ha tenido que comparecer en el Centro de Prensa, abarrotado por más de 200 periodistas tanto españoles como internacionales, porque el Gobierno belga le ha denegado el alquiler de una sala.

Dificultades legales

Horas antes de la rueda de prensa, el abogado de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, ha asegurado que entendería que el expresidente catalán pidiese asilo en Bélgica dado que, a su parecer, en España “o tendrá un juicio justo”. En una entrevista en Catalunya Ràdio, el letrado ha dicho desconocer los motivos del viaje a Bélgica, pero se ha mostrado convencido de que forma parte de una “estrategia” y que no obedece a “criterios de su conveniencia personal”, puesto que su propósito no es “esconderse”.

Beckaert, el abogado belga que asesora a Puigdemont, ha reconocido a Efe que “no es tan fácil” que consiga protección en el país. El propio letrado ha recordado que gestionó en el pasado solicitudes de asilo de parte de terroristas de ETA y las autoridades belgas “nunca lo concedieron”, aunque ha subrayado que el caso de Puigdemont “es diferente”.

Loading...