Inicio Destacadas Puigdemont era “Lisa” y Torra, ”Gandalf”: las confesiones de los CDR

Puigdemont era “Lisa” y Torra, ”Gandalf”: las confesiones de los CDR

Lisa y Gandalf, con esos nombres clave se referían a Carles Puigdemont y a Quim Torra, respectivamente, los CDR encarcelados por orden de la Audiencia Nacional acusados de preparar sabotajes, según consta en el sumario de la causa, al que ha tenido acceso Efe.

Así lo detalló al menos uno de los CDR detenidos en su declaración ante la Guardia Civil, en la que reveló planes de los miembros de la célula, en colaboración, según su testimonio, con Presidencia de la Generalidad, para ocupar el Parlament como respuesta a la sentencia del ‘procés’.

En su interrogatorio ante los agentes del instituto armado, uno de los CDR admitió que se había reunido con Montse, hermana de Carles Puigdemont, porque ésta le pidió que le creara unos correos electrónicos seguros para comunicarse con el expresidente de la Generalidad.

El detenido añadió que, en su agenda, tenía registrados el contacto de la hermana de Puigdemont como «Montse L.», en referencia a «Lisa», el nombre clave con el que se referían al expresidente catalán, huido de la justicia española en Bélgica.

También usaban los CDR un nombre clave para referirse al presidente catalán, Quim Torra, al que apodaban Gandalf, según declaró a la Guardia Civil un detenido, que dijo que la Presidencia de la Generalidad había pedido ayuda logística para una ocupación del Parlament.

De hecho, en una conversación telefónica intervenida a los detenidos, por orden judicial, el 8 de octubre de 2018, uno de los CDR comentaba: «Hace cuestión de dos o tres semanas organicé una reunión con la hermana de Lisa. Lisa, para que me entiendas, es el nombre en clave del que está con los flamencos en Bélgica. El mandamás, para que me entiendas».

«Sí, sí, Waterloo», responde el otro detenido, al que el primero replica: «Correcto. Entonces, estoy trabajando con ellos para blindarles comunicaciones y asegurarles una comunicación también con Gandalf. Que Gandalf es el que está aquí. El que ya sabes quién es, ¿verdad?».

«La finalidad es blindar unas vías de comunicación seguras, ¿con quién?, entre Lisa y Gandalf, obviamente entre ellos y sus familiares, pero también entre ellos y yo«, añade el detenido.

Asimismo, en las conversaciones telefónicas intervenidas por orden de la Audiencia Nacional, uno de los CDR encarcelados contó a una amiga que estaba pendiente de que le comunicaran cuándo se iba a llevar a cabo «una reunión con los presis».

Según recoge el sumario, los miembros de los CDR hacían uso de tarjetas de telefónicas a nombres de terceras personas, a las que denominaban «cacahuetes» o «batidos de fresa» y se referían a otros grupos con el apelativo de «Serrallongas» (nombre que alude a Joan Sala i Ferrer, bandolero catalán del siglo XVII).

El Govern les encargó ocupar el Parlament para encerrarse con Torra

El área de Presidencia de la Generalidad encargó ayuda logística a los CDR para que Quim Torra, al que apodaban ‘Gandalf’, se encerrara en el Parlament durante una ocupación de la cámara catalana en respuesta a la sentencia del «procés», según reveló a la Guardia Civil uno de los detenidos.

Así consta en la declaración, a la que ha tenido este miércoles acceso Efe, que prestó ante los agentes del instituto armado uno de los CDR que está en prisión preventiva por orden de la Audiencia Nacional, acusado de un delito de terrorismo por formar parte de una célula que preparó sabotajes en instalaciones y edificios públicos.

En el interrogatorio, del 25 de septiembre pasado, el detenido explicó que se le había encargado la seguridad informática de una hipotética ocupación del Parlament tras la sentencia del Supremo, unos planes que «venían de parte de presidencia» y que incluían que «Quim Torra (con nombre clave Gandalf) se quedara encerrado dentro para el día D».

Según el detenido, el encargo «no venía del CDR, sino que era de un movimiento más burgués», y la intención era que facilitara ayuda logística para «garantizar las comunicaciones una semana» en el Parlament, sin «límite de gastos».

El detenido, F.J., que colaboró con el CDR por sus conocimientos informáticos, avisó de que se necesitaban dos emisores y un receptor potentes, según su declaración, y exigió conocer a las personas de las que procedía el encargo «para asegurarse de que sus intenciones eran reales», pero nunca volvió a tener noticias sobre ese asunto.

En un informe policial incluido en el sumario de la causa, al que ha tenido acceso Efe, la Guardia Civil detalla que fue el detenido Xavier B. quien comunicó a los miembros de los CDR que «un grupo secreto, denominado CNI catalán», que contaba con recursos económicos y capacidad para movilizar a miles de personas, le había encargado la infraestructura logística necesaria para «ocupar el Parlament y defenderlo posteriormente».

Según el informe, basado en las conversaciones telefónicas intervenidas, el encargo «fue asumido por el ERT» -Equipo de Repuesta Táctica, unidad radicalizada de los CDR a la que supuestamente pertenecían los detenidos- a finales del año pasado, cuando se encontraban en fase de «consolidación y expansión».

De acuerdo con las conversaciones intervenidas a Xavier B., la ocupación del Parlament se iba a llevar a cabo por la «puerta principal, ya que se les facilitaría el acceso desde el interior», y se debía «resistir» en el interior una semana, en la que las comunicaciones estarían garantizadas mediante antenas de larga distancia utilizando dos pisos francos y la red wifi de establecimientos cercanos.

De hecho, la Guardia Civil cuenta con imágenes de uno de los detenidos -J.R.- haciendo fotografías en el Parque de la Ciutadella, en la última Diada, y reuniéndose con otros dos de los CDR en la valla de seguridad del Parlament, de lo que deducen que estaban llevando a cabo un «estudio de campo» de las medidas de seguridad de la cámara y del despliegue de los Mossos ante concentraciones.

El propio detenido admitió ante la Guardia Civil que, tras la Diada, estuvo analizando con otros de los detenidos las tácticas de la policía catalana y concluyeron que «una buena estrategia sería ir derribando a mossos, reduciéndoles y poniéndoles bridas a modo de esposas», aunque precisó que este «no era el momento de realizar esa acción».

En su declaración ante el instituto armado, F.J. explicó también que estuvo en reuniones del Centro de Coordinación, unidad de los CDR que debía dar respuesta ante emergencias, y que solo participó en una acción el 21 de diciembre, con motivo de las protestas por la reunión del Consejo de Ministros de Pedro Sánchez en Barcelona.

En ese encuentro, añade el detenido, le llamó una persona que aseguraba estar en contacto con Quim Torra y que le advirtió de que éste «no podía hablar».