Puigdemont pide “garantías” para volver a España aunque dice que no ha ido a Bélgica a pedir asilo

Actualizado 31/10/2017 13:58:19 CET

Presenta a España como un país represor, se presenta como ‘president’ legítimo y pide “al pueblo que se prepare para un camino largo”

BRUSELAS, 31 Oct. (EUROPA PRESS) –

SIGUE AQUÍ LA ÚLTIMA HORA SOBRE CATALUÑA

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha afirmado este martes desde Bruselas que regresará a España cuando tenga “garantías” de que podrá tener un juicio justo y con separación de poderes, aunque ha asegurado que no ha viajado a esta ciudad con intención de “pedir asilo” ni de “eludir” su responsabilidad ante la Justicia.

Ante unos 200 periodistas, Puigdemont ha afirmado que si se le permitiera “un juicio justo, independiente, con separación de poderes, como en la mayoría de países europeos”, retornaría “de forma inmediata”.

Eso sí, también ha dejado claro que ve la acción judicial contra él como una “demanda política” y se va a oponer a ella “desde una posición política y no jurídica”. “No queremos escapar a nuestra responsabilidad de la Justicia, pero queremos las garantías jurídicas en el marco de la UE”, ha dicho también.

PIDE AYUDA EUROPEA

En una multitudinaria rueda de prensa, un día después de saberse que había viajado a Bélgica, Puigdemont ha asegurado que no ha viajado “a Bélgica, sino a Bruselas” como capital europea, y que no deseaba crear un problema al Gobierno belga sino pedir ayuda a la comunidad internacional y a las instituciones europeas.

De hecho, ha presentado a España como un Estado represor que frena sus aspiraciones con “violencia” y la causa catalana como un asunto en cuya base están los valores europeos de libertad y democracia. “Decimos a Europa, necesitamos vuestra ayuda, es un conflicto político que necesita una salida política”, ha insistido.

Puigdemont también ha justificado su viaje a Bruselas, acompañado por varios exconsejeros, en la necesidad de poder actuar “con libertad y seguridad”. Es más, lo ha enmarcado en un deseo de primar la “prudencia, la seguridad y la moderación” y “evidenciar ante todo el mundo el grave déficit democrático que existe hoy en el Estado español”.

Según ha dicho, su Gobierno, que ha insistido en calificar de “legítimo”, habría podido optar por “forzar a los funcionarios fieles a iniciar una disputa por la hegemonía pero ha preferido garantizar que no habrá enfrentamientos ni violencia”.

“Si esta actitud tiene como precio el ralentizar el avance de la república es un precio razonable a pagar en el siglo XXI”, ha añadido. De hecho, Puigdemont ha pedido al “pueblo catalán que se prepare para un camino largo”.

Eso sí, también ha pedido “creatividad” para “mantener vivas las instituciones e impedir el 155, mantener fuerte y vivo el legítimo Gobierno de Cataluña”.

Loading...