Puigdemont quiere ser presidente por Skype

29

Junts per Catalunya y Carles Puigdemont han puesto sobre la mesa dos propuestas para que el expresidente sea investido de nuevo. El PDCat no acaba de ver claros estos planteamientos, mientras que en ERC aún están valorando la forma. Puigdemont se aferra al poder y quiere una investidura telemática vía Skype o bien una delegada, es decir, que otro diputado de su formación lea su discurso.

Tal y como ha avanzado esta mañana el programa ‘El Món a RAC1’, Puigdemont y Marta Rovira llegaron anoche a un acuerdo de investidura durante una cena en Bruselas. Pactaron la voluntad de devolverle la presidencia al president depuesto, pero no está claro la vía que acabarán escogiendo. Además, también acordaron la votación de una Mesa del Parlament con una mayoría independentista, por lo tanto descartan la presencia de Catalunya en Comú.

ERC quiere consultar las opciones de investidura con sus servicios jurídicos

La formación de Oriol Junqueras no quiere precipitarse con la investidura y va a estudiar con sus servicios jurídicos si las propuestas de JxCat son viables. Además, también tendrán en cuenta la opinión de los letrados del Parlament.

Fuentes consultadas de ERC han explicado a La Vanguardia que en la cena de Bruselas se llegaron a dos acuerdos. El primero es rechazar tajantemente la posibilidad de bloquear el Parlament a través de la ausencia de los diputados independentistas. Era la estrategia que planteó JxCat como respuesta a un posible bloqueo del Estado que impidiera que hubiera una Mesa del Parlament que reflejara la composición real del pleno. Con ese plan querían impedir que, de acuerdo con el artículo 89 y 90 del Reglamento, hubiera el quórum suficiente para que los acuerdos fueran válidos, aunque han pactado olvidar esta posibilidad.

El segundo acuerdo es intentar hacer posible la investidura de Carles Puigdemont. Confirman que el pacto existe, pero desde ERC remarcan que no es un cheque en blanco ni un acuerdo global.

Carles Puigdemont

La vía que más gusta a JxCat es la investidura delegada

Para la investidura por videoconferencia, la Mesa tendría que habilitar la intervención virtual de Carles Puigdemont. No hay ningún artículo específico del Reglamento que lo impida, pero los juristas avisan que esto sería cuestionable por el Tribunal Constitucional por sus usos y costumbres.

En el PDEcat no ven claras estas propuestas y algunos como Lluís Corominas o Ferran Mascarell han hecho saber que la idea de “Puigdemont o elecciones” no merece la pena. A su juicio, lo más importante debería ser retener el Govern y no quién lo lidere.

Puigdemont preferiría la investidura delegada antes que la telemática
Puigdemont preferiría la investidura delegada antes que la telemática (Stephanie Lecocq / EFE)

Según ha podido saber este diario, en los planes de Puigdemont se incluye ceder a ERC la presidencia del Parlament, aunque si ellos lo rechazan optará por elegir él mismo a algún candidato independiente de su lista para que desobedezca. De las ideas planteadas en la reunión de Bruselas la que más gusta al JxCat es la vía de la investidura delegada – recogida en el artículo 83.2 del Reglamento-, aunque dependerá de lo que elija ERC.

Y mientras tanto el calendario sigue avanzando. El próximo miércoles 17 de enero el Parlament se constituirá a las 11 de la mañana, según el decreto de convocatoria de la sesión constitutiva de la cámara. En ese pleno, que inaugurará la legislatura, se elegirán a los siete cargos de la Mesa: la presidencia, las dos vicepresidencias y los cuatro secretarios.

Una semana para que se constituya la Mesa del Parlament

Cuando se vote la Mesa del Parlament no habrá definitivamente ninguna silla para Catalunya en Comú, por lo que se descarta por completo que la formación de Xavier Domènech presida el Parlament.

La convocatoria de la sesión constitutiva está firmada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en aplicación de las medidas del artículo 155 de la Constitución española. Esta cita será la primera en la que los diputados elegidos en las pasadas elecciones del 21 de diciembre ocuparán sus escaños, aunque su colocación en el pleno será provisional hasta que la Mesa y la Junta de Portavoces detalle la asignación definitiva una vez constituido el Parlament.