¿Qué es la Fundación Instituto 25M?

Podemos la usó para pagar el programa electoral con el que concurrió a las elecciones del 26-J

El programa de Podemos para las elecciones del 26-J, famoso por su formato «Ikea», se financió con fondos de la «Fundación Instituto 25 de mayo para la democracia» en lugar de gastos en actividad electoral de la coalición Unidos Podemos, como marca la legislación de régimen electoral.

Según los gastos recogidos en la contabilidad de la Fundación podemita en el apartado «compras de mercaderías» aparecen dos facturas por un total de 22.064,64 euros para la impresión de 30.000 ejemplares en Unigráficas GPS de una revista de 192 páginas en papel estucado brillo como programa electoral, que provocó reacciones dispares por su parecido al catálogo de la empresa de muebles sueca. También se hizo cargo el Instituto 25M de 3.625 banderas con el logo de Unidos Podemos como merchandising por valor de 10.989,83 euros, que se entregaron en la sede La Morada en Madrid, punto de encuentro de la formación liderada por Iglesias. De esta forma, Podemos habría utilizado una institución satélite para financiar gastos electorales con otro NIF y otra cuenta bancaria, que no estaría sometida al escrutinio de la contabilidad de las últimas elecciones generales al no incorporar estas facturas, alejadas del fin social y cultural que señala la Fundación. Pero, ¿qué es exactamente la Fundación Instituto 25M?

El Instituto 25 de Mayo es una organización sin ánimo de lucro, como se recoge en sus estatutos, cuyos fines son «la promoción y la profundización en los principios democráticos y los derechos humanos». No parece que entre los «proyectos sociales» se encuentre imprimir el programa electoral para unas elecciones generales –una cuestión diferente hubiera sido las ideas para la propuesta del catálogo de «50 pasos para gobernar juntos»– o encargar banderas con el logotipo de Unidos Podemos, gastando 33.000 euros en propaganda de un presupuesto superior a los 375.000, según las cuentas disponibles en su portal de transparencia. El artículo 149 de la Loreg es claro: «Los administradores generales y de las candidaturas de los partidos, federaciones, coaliciones o agrupaciones de electores que falseen las cuentas, reflejando u omitiendo indebidamente en las mismas aportaciones o gastos o usando de cualquier artificio que suponga aumento o disminución de las partidas contables, serán castigados con la pena de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses».

El Instituto se financia mediante donaciones de particulares y del sueldo de los cargos públicos del partido –casi 237.000 euros de enero a junio de 2016–, subvenciones públicas –de las cuáles no se especifica ninguna en su página web– y actividades comerciales –el programa electoral del 26-J cuesta 1,80 euros y no aparece como concepto en las ventas de mercaderías que supusieron un total de 66.899 euros de la Fundación, aparte de la incomodidad de apilar 30.000 ejemplares en la tienda– y la caja de la barra de La Morada en el distrito de Arganzuela en Madrid. Hasta ahora el “think tank” estaba en manos errejonistas, pero tras su pérdida de poder en Vistalegre pasará a ocupar la presidencia del patronato un miembro de la candidatura de Pablo Iglesias, a finales de marzo.

Loading...