Inicio Destacadas Detienen a la líder de Hogar Social Madrid en las protestas frente...

Detienen a la líder de Hogar Social Madrid en las protestas frente a la sede del PSOE en Madrid

La líder del colectivo Hogar Social Madrid, Melisa Domínguez, ha sido detenida este viernes por agentes de la Policía Nacional durante las protestas contra el Gobierno de Pedro Sánchez que han tenido lugar frente a la sede del PSOE en la madrileña calle de Ferraz.

La portavoz de este grupo ultra ha sido arrestada frente a la sede nacional de los socialistas durante la ‘cacerolada’ contra el Ejecutivo acusada de un delito de resistencia o desobediencia a la autoridad.

La detención de Melisa Domínguez se ha producido cuando agentes de la Policía Nacional han instado a los miembros de este colectivo ultra a retirar unos carteles que portaban durante la protesta en los que se podía leer ‘900.000 personas sin cobrar un ERTE’.

«Varios manifestantes han sido identificados y multados, y uno de ellos detenido al protestar por el abuso policial», ha indicado Hogar Social Madrid en su cuenta de Twitter.

Decenas de personas se han vuelto a concentrar este viernes ante la sede del PSOE para protestar por la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez en la pandemia del coronavirus. Por séptimo día consecutivo, los congregados, en menos número que días anteriores y ante un fuerte dispositivo policial, han llevado a cabo una ‘cacerolada’ y han lanzado gritos de dimisión contra el Ejecutivo.

Sobre las 21.00, un grupo de ciudadanos se ha vuelto a manifestar pero, tal y como ha ocurrido en los últimos días, la presencia policial ha impedido que los congregados invadieran la calzada y cortaran ese trozo de la vía al tráfico de coches. De este modo, se han evitado las concentraciones de personas, limitando el movimiento de los ciudadanos a las aceras.

Detenciones durante las protestas frente a la sede del PSOE en Madrid.

La portavoz de Hogar Social detenida cuando la policía obligaba a retirar los estandartes que portábamos frente a Ferraz. Varios manifestantes han sido identificados y multados, y uno de ellos detenido al protestar por el abuso policial.

Así, la seguridad en la zona se ha reforzado con el paso de la semana, con una mayor presencia policial y ‘lecheras’ de la Policía Nacional frente a la sede de los ‘socialistas’. Además, se ha notado una menor presencia de personas en la manifestación de este viernes, aunque en la mayoría de casos portaban cazuelas con las que provocaban fuertes ruidos para mostrar su indignación con la política del Gobierno en la crisis sanitaria.

La mayoría de ellos iban ataviados con la bandera de España, con enseñas de distinto tamaños. Entre los lemas, gritos de ‘Gobierno dimisión’, ‘Coletas a prisión -en referencia al vicepresidente Pablo Iglesias–‘, ‘Sánchez dimisión’, ‘libertad’ y ‘fuera, fuera’.

Los manifestantes, además, se iban entremezclando con otros ciudadanos que aprovechaban para pasear o hacer deporte. También desde los balcones y ventanas de las viviendas de la calle Ferraz, muchos vecinos han querido compartir la protestas con los ciudadanos que se encontraban en el exterior.

En el edificio ubicado frente a la sede del PSOE, los vecinos han descolgado desde las ventanas una pancarta en la que se podía leer: ‘Muerte. Mentira. Miseria. Censura’, acompañado de la frase ‘Vota PSOE/Siente Venezuela’ y una alusión al canal de Youtube Estado de Alarma.

La Policía identifica a una familia en Madrid por portar una bandera con el lema «Gobierno dimisión»

La bandera por la que la Policía ha pedido la identificación a sus portadores.

Acosada. Así se ha sentido una familia madrileña que lleva días protestando contra la gestión del Gobierno en las caceroladas del madrileño Paseo de la Habana, informa OKDiario. La bandera de España con el lema ‘Gobierno dimisión’ que durante las protestas portan María del Prado y su familia ya es bien reconocible cada tarde. Denuncian que desde el primer día son vigilados de cerca por la Policía y que incluso les han pedido la documentación en varias ocasiones. «Los agentes cumplen órdenes de arriba, a alguien le ha molestado la imagen de nuestra bandera», asegura al citado medio.

La familia Del Prado vive en una zona próxima al Paseo de la Habana, una calle que en la última semana se ha convertido en uno de los epicentros de las protestas que se registran en toda la capital contra la gestión de la crisis del coronavirus. Tanto ella como su familia participan en estas marchas, y desde el segundo día lo hacen desde una posición significativa: son ellos los que portan una gran bandera de España, con un mástil a cada lado, en la que puede leerse claramente ‘Gobierno dimisión’. Un icono ya de las protestas en este punto de Madrid.

«Yo bajé el primer día con la cacerola, y el segundo bajé con la bandera para que quedase claro lo que estábamos pidiendo. No queríamos pasar a la fase 1, no queríamos salir de compras, no queríamos ir al club de golf…», recuerda María en referencia a todo ese intento de buena parte de la izquierda por «ridiculizar» las protestas minimizándolas a un estrato social acomodado. «Lo que queríamos era que el Gobierno dimitiera», advierte indignada María dejando claro el motivo de su protesta. Y así lo plasmaron en su bandera.

Como recuerda María, ya desde el primer día que portaron esa bandera (físicamente la lleva uno de sus hijos y un amigo suyo, el resto de la familia va detrás) notaron la atención mediática. La imagen ilustró crónicas de prensa y salió reflejada en multitud de telediarios televisivos. Fue el segundo día que sacaron esa bandera cuando también divisaron claramente un aumento de la atención policial.

Ese seguimiento, primero visual, se convirtió en lo que ahora María denomina «intimidación». Durante algunos días posteriores, los agentes les pidieron en varias ocasiones la identificación «pese a que no estábamos incumpliendo ninguna norma». No estaban parados en la vía (más allá de esperar a que el semáforo se ponga en verde para cruzar), no estaban invadiendo la calzada, no estaban rompiendo la distancia de seguridad. D

«Órdenes concretas»

«Fue clarísimo que la Policía tenía directrices concretas de intimidar y hacer creer que con posibles sanciones nos podrían meter en un lío a los que portábamos banderas o inscripciones. Lo que pasa que la Policía, gracias a dios, a pesar de que cumple instrucciones no se comportó de una manera que llevase al enfrentamiento», explica María.

«A la Policía se le notaba que quería seguir las instrucciones que habían recibido, como es su deber, pero entendían que yo no había hecho nada. Que no me estaba saltando ninguna ley, sólo estaba ejerciendo un derecho. Les ponen en una situación muy difícil al mandarles como matones para amedrentarnos». Sin embargo, María reconoce que los agentes sólo cumplen órdenes de arriba y les reconoce «toda su labor».