Inicio Destacadas ¿Son tontos porque son progres o son progres porque son tontos? Anabel...

¿Son tontos porque son progres o son progres porque son tontos? Anabel Alonso se ofrece para limpiar la lava volcánica a base de escobazos

Anabel Alonso es una de las exponentes de ese ramillete de artistas progres sin talento a quienes las subvenciones no les ha servido para blindar las preferencias del público por las producciones norteamericanas. Con especial contumacia, Anabel Alonso se dedica a anatemizar en redes a representantes de la derecha política.

Anabel Alonso es un buen ejemplo del nivel de inmundicia moral del cine español y la razón del por qué millones de españoles han dado la espalda a nuestro cine. Y es que los directores, actores y productores de nuestro cine no pueden seguir transitando por territorios rechazados por la mayoría social para luego pedirles a ésta que se pase por taquilla. ¿A ver qué? ¿A ver propaganda zafia y rala de una sociedad partidaria, pornográfica y frentista en la que los delirantes mensajes contra media España o contra la Iglesia son casi los únicos momentos dialogados del metraje? Cuando la política tiene que salir al auxilio del arte, es que entonces ese arte se ha prostituido tanto que es incapaz de vivir si no es a expensas de los políticos. Y eso no cuela. Y por eso de que no cuela, la basura que es el cine español, salvo contadas excepciones, nos resulta cada día más insoportable. Y Anabel Alonso, también.

Hasta ahora conocíamos su faceta de activista descerebrada en contra mayormente de Vox. Lo que desconocíamos de ella es que fuera tan inculta. Y que su incultura la lleve a un punto tan ridículo como hacer “un llamamiento a todas las asociaciones políticas y sociales de izquierda, para organizar como ya hicimos en el 2002 con el chapapote del Prestige, ir a La Palma a retirar la lava”.

Nos preguntamos cómo pretenderá quitar la limpiar la lava esta luciérnaga de la geología. ¿A base de escobas y bolsas de plástico? ¿Sabe esta lumbreras que la lava que piensa limpiar a base de escobazos suele tener temperaturas que oscilan entre 850 °C y 1200 °C. Y algunos se preguntan por qué el cine español no levanta cabeza teniendo a estos prendas.

Las reacciones en redes sociales no se han hecho esperar. Ofredemos tres de ellas:

– “Algunos tienen cerebro, otros solo pelo. ¿Os acordáis de Bisbal en su concierto en Egipto, cuando salió a dar una vuelta por el Cairo? Se quejaba que había mucha arena en las calles y alrededores”.

– “Conociendo la densidad de neuronas en el cerebro del personaje, no me extraña”.

– “Hay quienes mueren con el mismo número de neuronas que con el que nacieron, por no haberlas usado y ni gastado nunca”.

Entre la lava y el barro existe la misma diferencia que entre Anabel Alonso y Nicole Kidman.

Publicidad