Terremoto político en Andalucía con la derrota de Susana Díaz

Lo había advertido uno de los hombres fuertes de Susana Díaz tras el dramático recuento de avales: “Si Pedro supera el 30% de votos en Andalucía, estamos muertos”. La caída de Susana Díaz, derrotada contra pronóstico por Pedro Sánchez, traslada a su región una crisis política sin precedentes. Al perder las primarias por una distancia tan significativa, Díaz pierde autoridad como presidenta de la Junta y como secretaria general del PSOE-A. En ambos frentes le aguardan opositores con el cuchillo en la boca, sus adversarios en el Parlamento, que aprovecharán su fracaso para cuestionar su liderazgo y su gestión al frente del Gobierno; y sus críticos dentro del PSOE, agazapados durante años, que ahora han aflorado en todas las provincias.

Se dice que los más furiosos opositores a Susana Díaz en Andalucía son aquellos cadáveres políticos que ella misma ha ido dejando en el camino, en su ascenso al poder. Hoy, la presidenta andaluza se ha acercado a ellos en la mayor derrota de su fulgurante carrera política, y su fracaso arroja incertidumbre a la gobernabilidad de Andalucía. Díaz encumbró a Sánchez para luego derrocarlo. Ahora Sánchez ha apagado de un soplo la estrella de Susana Díaz.

La sevillana sólo ha ganado en su territorio, la federación más numerosa (45.848 votos), pero su victoria en Andalucía no ha sido lo suficientemente alta como para superar los apoyos de Sánchez. Díaz ha quedado por debajo del madrileño en todas las comunidades. Tenía el control del aparato en Andalucía, pero no contaba con el respaldo unánime de la militancia. La primera victoria de la sevillana sobre el madrileño tuvo mucho que ver con el abrumador respaldo que Díaz logró en casa, los de su propia federación: el 42% de los avales que recogió en todo el país provenía de Andalucía. Sánchez reunió un 19,2% de avales de militantes andaluces (8.818 firmas) y Díaz obtuvo un 57,9% (26.500). Ahora, con el 99% escrutado, el madrileño ha logrado un 30,76% de votos en Andalucía y la sevillana un 63,9%. Hay unos 1.500 socialistas en el conjunto de España, la mayoría en esta comunidad, que avalaron a Susana Díaz con nombre y apellido y que ahora no la han votado.

 

Susana Díaz abandonando la sede del Partido Socialista después de conocer su derrota a la secretaría general del partido.EFE/Luca Piergiovanni

Susana Díaz abandonando la sede del Partido Socialista después de conocer su derrota a la secretaría general del partido.EFE/Luca Piergiovanni

Este último dato es dramático, porque constata la durísima denuncia que los sanchistas le hicieron a la presidenta andaluza durante la campaña: La predicción de Pedro Sánchez era que Díaz lograría menos votos que avales en su tierra, porque al ser voto secreto y en urna cerrada, el militante podría elegir a su candidato “libremente y sin injerencias”. En Andalucía los sanchistas -que en realidad son antisusanistas– llevaron esta crítica al extremo, usando un lenguaje bélico que históricamente ha esgrimido la derecha contra los socialistas andaluces: “clientelismo”, “voto cautivo” y “compra de voluntades”.

El resultado en Andalucía demuestra que los críticos con la ejecutiva de Díaz superan el 30% en cinco de las ocho provincias (hasta el 39% en Cádiz y el 34% en Málaga, y auguran una batalla por el poder en el congreso regional y en los próximos cónclaves provinciales. El efecto colateral de que se reactive la lucha de poder en el seno del PSOE andaluz es que los grupos de la oposición a Susana Díaz -PP, Podemos, Ciudadanos e IU- usarán las mismas armas que los sanchistas han lanzado contra la presidenta andaluza: cuestionando su compromiso con Andalucía, acusándola de presionar a sus afiliados…

Susana Díaz ha tardado tres años en decidirse a ser la candidata a la secretaría general del PSOE. No era fácil dar el paso, porque una vez dentro de la contienda se le abrían dos frentes: de un lado, sus adversarios en las primarias, Pedro Sánchez y Patxi López; y del otro, todos los grupos de la oposición en Andalucía, donde gobierna en minoría gracias al apoyo de investidura de Ciudadanos. El riesgo personal y político que ha asumido era infinitamente mayor que el de sus compañeros, tanto para ella como para el propio PSOE, porque los notables del partido -Felipe González, Zapatero, Rubalcaba- y los principales barones socialistas han unido su destino al de la andaluza.

Díaz se jugaba algo que ella tenía y sus rivales no: liderazgo y poder. Su liderazgo como secretaria general del PSOE andaluz, la federación más potente del partido; y su liderazgo como referente único de los barones socialistas, que habían apostado abiertamente por su candidatura. Y poder: se jugaba su estabilidad como presidenta del Gobierno andaluz. Liderazgo y poder son vasos comunicantes en política, si uno de los dos se contamina, afecta irremediablemente al otro.

La derrota de Díaz en las primarias abre la puerta a una doble sucesión convulsa en Andalucía, la orgánica y la institucional. No hay un delfín con la fuerza política de Susana Díaz para mantener unida a la potente federación socialista andaluza. Tampoco hay un nombre claro para pilotar el Gobierno de Andalucía, la única comunidad que siempre ha estado dirigida por el PSOE, y que maneja un presupuesto anual de 30.000 millones de euros. Fuentes cercanas a Díaz aseguran que la presidenta, en caso de haber ganado, barajaba una bicefalia provisional que ejecutará en dos tiempos: primero dejaría a una persona de su confianza al frente del PSOE andaluz, que tendría que ser elegida en un congreso regional en julio, justo después del federal, o en septiembre. Los sanchistas andaluzas prevén presentarse a ese cónclave con un candidato alternativo al de Díaz.

 

Susana Díaz y Pedro Sánchez, en Ferraz, tras conocer los resultados de las primarias. EFE/Javier Lizón

Susana Díaz y Pedro Sánchez, en Ferraz, tras conocer los resultados de las primarias. EFE/Javier Lizón

El segundo relevo posible es el de la propia presidencia del Gobierno andaluz. Susana Díaz pretendía compatibilizar ambos puestos, al menos hasta final de año, pero ya había hecho algunos movimientos para ceder el puesto a su número dos, el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios. Ahora se quedará en la Junta, pero el golpe político que acaba de recibir cuestiona su continuidad al frente del Ejecutivo autonómico.

Susana Díaz ha hipotecado su capital político como prometedora mujer de Estado, ha perdido su posición de fuerza dentro del PSOE y ha puesto en una situación de debilidad a aquellos barones que la han apoyado -Extremadura, Castilla La Mancha, Asturias y Comunidad Valenciana- que han visto cómo Pedro Sánchez superaba a la andaluza en votos (cuando no lo hicieron en avales), y ahora verán cuestionado su propio liderazgo ante los críticos de sus regiones.

En 2013, Susana Díaz, sevillana de 42 años, era una figura ascendente en la política española que ya perfilaba su imagen de mujer de Estado, pero arrastraba un handicap: acababa de ser nombrada presidenta de la Junta, elegida a dedo por su antecesor, José Antonio Griñán: le faltaba la legitimidad que otorga haberse ganado el puesto en las urnas. Todo iba muy rápido en la política española, como ahora. Adelantó las elecciones andaluzas un año -a marzo de 2015-, venció al PP por 14 diputados y frenó en seco el ascenso de Podemos, superándolo por 32 escaños.

Díaz logró esa legitimidad en tiempo récord, pero no lo suficiente. Pedro Sánchez se negó a ser un convidado de piedra, un instrumento de la andaluza, y mostró señas evidentes de querer retener el poder en el partido y ser el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno en las elecciones generales de ese mismo año. Desde entonces han batallado desde dentro y desde fuera del PSOE. Díaz prorrogó su ansia de subirse el tren hacia Ferraz hasta que, hace unos meses, anunció su candidatura, tres veces abortada. Se arriesgó y ha perdido.

Loading...