Inicio Destacadas Toque de atención de Bruselas por la reforma del Poder Judicial en...

Toque de atención de Bruselas por la reforma del Poder Judicial en España

Bruselas ha insistido siempre en la necesidad de renovar el Consejo General de Poder Judicial, que lleva en funciones desde 2018, y así lo señaló hace solo dos semanas, pero no le gusta la vía que ha elegido el gobierno español para salir del impasse. La reacción de los portavoces de la Comisión Europa ha sido la de señalar que están al tanto del anuncio y que “lo siguen de cerca”, para añadir inmediatamente que “es importante asegurar que el Consejo no se perciba como vulnerable a la politización”, ha dicho el portavoz Christian Wigand.

Además, añaden que, en términos generales, las reformas judiciales deben hacerse siempre después de mantener consultas con los actores relevantes, lo que incluye a la Comisión de Venecia. Los estados miembros deben seguir los estándares europeos para asegurar que no se comprometa la independencia judicial.

La iniciativa va en sentido contrario de lo que están reclamando, según fuentes comunitarias

Es lo que, en lenguaje diplomático, supone un toque de atención a una reforma que no gusta, porque además se recuerda que, en el informe sobre el estado de derecho presentado el 30 de septiembre, la Comisión Europea ya subrayó la importancia de reducir la influencia del poder legislativo o ejecutivo sobre el judicial para reforzar la independencia de los jueces.

Fuentes comunitarias reconocen que están preocupados por esta iniciativa, porque va exactamente en sentido contrario de lo que están reclamando. También añaden que “es evidente que una mayoría reforzada para la elección de los miembros del consejo da más garantías que una mayoría simple”.

El toque de atención llega con el presidente del Gobierno Pedro Sánchez en Bruselas participando en la cumbre europea en la que tratarán las negociaciones del Brexit y también las negociaciones sobre los presupuestos comunitarios. En este terreno, uno de los puntos polémicos es la relación que se va a establecer entre estado de derecho y percepción de los fondos europeos. Y aquí, Polonia ya ha empezado a utilizar la polémica creada en España por esta renovación del poder judicial, para alegar que en la UE se aplica un doble rasero. Intentar establecer una comparación, que nadie comparte en Bruselas, entre la independencia judicial en España y en Polonia, que les sirve para incidir en un punto muy delicado en un momento crítico de las negociaciones.

¿La Justicia española necesita una renovación?
¿La Justicia española influye demasiado en la política?