Un centenar de personas, cercado por opositores a Maduro en la Embajada de Venezuela

Un centenar de personas han sido cercadas por unos 300 opositores a Nicolás Maduro en la sede cultural de la Embajada de Venezuela. Los manifestantes se han reunido a las 18:30 horas y permanecen en los aledaños del edificio situado en la calle Hermosilla de Madrid, a pesar de tener permiso de concrentración hasta las 20:00 horas. “Nos sentimos secuestrados”, ha alertado una trabajadora de la embajada.

Esta trabajadora ha explicado a Público que el centro acogía esta misma tarde un evento bajo el título ‘Venezuela por la justicia y la paz’, en el que se pretendía dar voz a las víctimas de la violencia política en Venezuela. “No quieren que se conozca el testimonio de las víctimas”, ha añadido. Asimismo, esta fuente ha denunciado que “este nivel de agresividad es el que siembra el partido del gobierno apoyando a los sectores violentos en Venezuela”.

Según han informado a Público, los trabajadores de la embajada han llamado, “en numerosas ocasiones”, a la delegación del Gobierno y a Asuntos Exteriores. “Nos dicen que tratan de hacer algo, pero nada”.

Asimismo, esta trabajadora ha señalado que una de estos opositores, “que gritan con actitud de linchamiento”, se ha saltado el cordón policial -“mal estructurado”- y ha herido a una de las personas que intentaba salir del centro.

Fuentes cercanas a la embajada, han comunicado a Europa Press que el embajador, Mario Isea, ha calificado esta situación como “un hecho grave” que “viola la Convención de Viena”, y ha pedido al Gobierno español que disuelva la protesta. Incluso, trabajadores del centro han asegurado a este medio que uno de los participantes de la manifestación contra la celebración del acto ha intentado agredir a Isea.

Una miembro del colectivo Víctimas de la Guarimba (barricadas) y el Golpe Continuado ha relatado a Público que se sentían “asediados por los grupos que apoyan la violencia”. Ha apuntado que en la mañana de este jueves, sin embargo, han sido recibidos “cordialmente” por la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, en el consistorio madrileño.

“Estamos viviendo una situación kafkiana”

Francisco Pérez, adjunto de política internacional de IU y asistente al evento organizado por el Movimiento de Solidaridad con la Revolución Bolivariana de Venezuela, ha relatado que el “objetivo era realizar un acto de solidaridad con las víctimas de la extrema derecha de Venezuela“.

Este dirigente ha denunciado que tanto la delegación de Gobierno como la Policía “se han desentendido de todo”. En esta línea, ha apuntado que ha contactado con los ediles del Ayuntamiento de Madrid Mauricio Valiente y Carlos Sánchez Mato para pedirles ayuda. “No han podido hacer nada. Imposible localizar a Concepción Dancausa (delegada de Gobierno)”.

Pérez ha manifestado su malestar con la Policía, pues, según le han comunicado, tenían órdenes de no dejarles salir del edificio. “Estamos viviendo una situación kafkiana”, zanja. No obstante, ha celebrado que “el acto se ha desarrollado sin ningún tipo de incidente”.

El profesor titular de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología y también asistente al evento celebrado en el edificio perteneciente a la Embajada venezolana, Marcos Roimán, ha declarado a este medio que siente “vergüenza y pena porque mi país no ha defendido la libertad de expresión ni la democracia”. Asimismo, ha manifestado que se siente “abochornado por quienes debían defenderme y me han dejado abandonado”.

El profesor ha denunciado amenazas por parte de algunas de las personas que han venido hasta el centro ‘Venezuela Diversidad Cultural’, quienes les han espetado “vosotros vais a ser nuestras víctimas”.

Loading...