Inicio Destacadas Un exdiputado socialista catalán prueba su propia medicina: okupan un piso heredado...

Un exdiputado socialista catalán prueba su propia medicina: okupan un piso heredado de su madre y se queja de que la legislación es «muy garantista»

El exdiputado socialista Joan Ferran, que fue portavoz adjunto en el Parlament entre 2006 y 2010, ha vivido en propia piel la okupación de un piso de su madre. Hasta en tres ocasiones entraron en el domicilio para ocuparlo, unas situaciones que han comportado lesiones, juicios y amenazas.

Joan Ferran explica que todo comenzó cuando su madre “estaba en una residencia y pensábamos que lo mejor era vender el piso”. “Desgraciadamente murió y lo heredé”, añade. A partir de aquel momento, en plena pandemia, su hija quiere independizarse “y me pide el piso de su abuela. Yo le dije obviamente que sí”.

Todo cambió cuando “nos llaman los vecinos para decirnos que habían ocupado el piso. En aquella escalera se habían producido cinco intentos de ocupación de pisos diferentes”. El exdiputado socialista Joan Ferran decidió personarse en la vivienda con su mujer. “Tuvimos un altercado violento. Fuimos al dispensario a hacer el informe de lesiones”.

“Me amenazaron a los ocupantes del piso en el mismo dispensario”. Amenazas hacia Joan Ferran de “me he quedado con tu cara te rajaré”, detalla el que fue portavoz adjunto en el Parlament de Cataluña.

“Fui juicio y estos señores explican que han comprado el piso a un señor que se llama Jordi, que desconocen el apellido, y que han pagado 1.500 euros y que el piso es suyo”, narra Joan Ferran a e-notícies.

“Al final el juez nos da la razón”. El piso estaba ocupado por “una mujer con nacionalidad francesa y un hombre magrebí”. Tras el juicio, los okupas son obligados a marcharse y dejar las llaves en el buzón. Cuando Joan Ferran decide ir a buscar las llaves ve que estas no están y el piso “estaba ocupado por un grupo de señores dominicanos”. “Las personas anteriores les habían dado las llaves”, explica.

Días más tarde, el ex diputado recibió una llamada de los Mossos preguntando si aquella vivienda era suya, ante la afirmación de Joan Ferran pedían que se personase en el piso. “Llevaban desde las siete de la tarde desalojando el piso, pero no por el tema de la okupación, sino porque se había convertido en un narcopiso”, explica.

El exdiputado recuperó la vivienda, aunque “el piso estaba destrozado”. En ese momento decidieron cambiar la cerradura de la puerta y instalaron una alarma, pero horas más tarde “vuelven a entrar por la ventana, unas personas diferentes”. “Cuando llegaron los Mossos, ya habían huido”, explica.

La vivienda quedó totalmente devaluada. El piso estaba valorado en unos 230.000 euros en el momento que decidieron venderlo al morir su madre, finalmente lo hicieron por “menos de la mitad”, según explica Joan Ferran. “He perdido mucho dinero. He tenido que pagar abogados; agua y electricidad las debes seguir pagando”, añade.

El exdiputado cree que uno de los problemas con la okupación es que “nuestra legislación es muy garantista”. “También hay sentimientos. Imagine, el piso de mi madre tenía un cierto valor sentimental”, explica Joan Ferran. “La izquierda está sujeta a unos principios filosóficos e ideológicos y no los moderniza a la velocidad que cambia la sociedad”, argumenta el ex diputado socialista.

Comparte este artículo

Publicidad