Vuelve el ‘impuesto revolucionario’: la ANC vasca exige a los hosteleros el 10% de sus beneficios

19

Guru Esku Dago, la plataforma independentista que el pasado domingo organizó la cadena humana entre San Sebastián y Vitoria, en favor del ‘derecho a decidir’, envió cartas a varios empresarios vascos en la que se les solicitaba que destinasen el 10 por ciento de las ganancias de ese día a la asociación.

En la misiva se informaba también de que miembros de esta plataforma se pasarían por sus locales y establecimientos en los días previos al evento, “con el fin de saber vuestra respuesta”.

Las viejas técnicas de los nuevos tiempos: identificación de empresarios, petición de aportaciones voluntarias y comprobación, uno a uno y cara a cara, de si han colaborado. Antes lo llamaban ‘impuesto revolucionario’. ¿Y ahora?”, han denunciado desde el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE).

Con el apoyo del PNV

En la marcha participaron varios cargos del PNV y del Parlamento Vasco-entre ellos,  el presidente del PNV, Andoni Ortuzar;  la presidenta de la Cámara autonómica, Bakartxo Tejeria o el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia- además de representantes del independentismo catalán, como el diputado de ERC, Gabriel Rufián, la presidenta de la ANC, Elisenda Palazie o la representante de Junts Per Catalunya, Aurora Madaula. Estos últimos, colocados detrás de pancartas en las que se demandaba la puesta en libertad de los políticos catalanes encarcelados.

Los miembros de la plataforma se pasaron por los establecimientos en los días previos al evento, “con el fin de saber vuestra respuesta”

Durante el recorrido se estableció además un “kilómetro solidario con el pueblo catalán y los presos políticos” para recaudar fondos destinados a la ‘Caja de Solidaridad’ y otro punto dedicado a los jóvenes de Alsasua condenados por el ataque a dos guardias civiles y sus parejas.

Tras la manifestación, se leyó un comunicado en el que indirectamente se instaba al Gobierno de Pedro Sánchez-tanto PNV como los secesionistas catalanes apoyaron su moción de censura- a abordar el ejercicio del ‘derecho a decidir’ que, en su opinión, “será clave en el próximo ciclo porque, teniendo como único límite la voluntad democrática de la ciudadanía, permite defender todos los proyectos políticos en igualdad, sin exclusiones”.

“Queremos tomar la palabra para decidir de forma soberana. Este pueblo ha dejado muy claro que no está dispuesto a dar pasos atrás en sus objetivos”, avisaron los organizadores.

Con Otegi

La marcha fue también apoyada también por Bildu, otro de los partidos que apoyaron a Sánchez en su moción, y cuyo presidente, Arnaldo Otegi, en declaraciones a la radio pública vasca, instó a “un amplio acuerdo en torno al ‘derecho a decidir’” y a “defender el derecho de autodeterminación en el Parlamento”.

Las presiones a Sánchez arrecian en los últimos días desde el Gobierno del lehendakari, Íñigo Urkullu. 

El portavoz, Josu Erkoreka, consideró este lunes que el Parlamento Vasco será “imprescindible” para encauzar “desde las instituciones y de modo organizado” la reivindicación del derecho a decidir expresado por la cadena humana.

Desde el PP vasco se ha exigido al PNV que se desmarque de esta plataforma. Su secretaria general, Amaya Fernández, ha advertido de que “decir ‘sí’ a Gure Esku Dago no sólo es decir ‘sí’ a la ruptura social. También es estar a favor de que los hosteleros vascos reciban presiones vía carta instando a destinar “el 10% de las ganancias de ese día” a Gure Esku Dago”.

“En los últimos días el PNV ha consumado su paso de los guiños a los hechos de la mano de Gure Esku Dago, hermano pequeño de la ANC catalana al que el Euzkadi Buru Batzar parece querer alimentar hasta que se haga mayor y se convierta en una amenaza real para el desarrollo de los vascos”, critican los ‘populares’.

Desde el PP se avisa de que “Gure Esku Dago no sólo asegura sin tapujos que trabaja por la autodeterminación del “pueblo vasco”. Además, a raíz del procés causante de un tremendo caos político, económico y social en Cataluña, se ha convertido en la organización que promueve en Euskadi la movilización social en torno al independentismo catalán”.