2018: el año con el menor número de países en recesión de la historia

Vaya por delante, como dijo el Nobel de Física Niels Bohr, que “hacer predicciones es muy difícil, especialmente cuando se trata del futuro”. Esto es lo que nos dejó el 2017 y lo que nos espera (tal vez) en 2018.

CRECIMIENTO GLOBAL

En el 2017 se registró un hito histórico: la primera recuperación sincronizada de las grandes economías mundiales, como sentenció la economista jefe de la OCDE, Catherine Mann. El año que viene podría batirse otro récord: el año con el menor número de países en recesión de la historia.

Según el FMI, habrá seis estados en números rojos (sobre un total de 191): algo nunca visto. Venezuela y Puerto Rico son los casos más sonados pero incluso en África sólo habrá tres estados en recesión. El peor dato se marcó en el 2009, cuando estuvieron en crisis unas 90 economías en el mundo.

UN AÑO EUFÓRICO
UN AÑO EUFÓRICO (Josep Ramos)

En porcentaje, el número de países que crecerá el año que viene representará más del 95% de la economía mundial: es un hecho inédito desde que se tienen estadísticas. El FMI estima que el PIB mundial repuntará un 3,7% en el 2018.

Vincent Juvyns de JP Morgan, explica que “no hemos tenido nunca tantos motivos para ser optimistas. EE.UU. entra en su noveno año de expansión, China ha evitado el aterrizaje brusco, Europa crece por encima de su potencial, Japón está haciendo un milagro y los emergentes están saliendo bien”. Incluso el comercio internacional, que en el 2016 había caído al nivel más bajo en 20 años, crecerá en el 2018 cerca del 3,2%.Unos ritmos históricamente bajos, pero más que aceptables en tiempos de desglobalización.

MERCADOS

El 2017 ha cerrado con Wall Street en máximos históricos. Estados Unidos está viviendo el segundo periodo de crecimiento prolongado más largo de su historia. El índice S&P 500 lleva una revalorización del 280% en ocho años. El Dow Jones sobrevivió en el 2017 a dos huracanes y al primer año de presidencia de Donald Trump. Hubo 1.700 salidas a bolsa en el parquet neoyorquino, el número más alto en diez años.

La pregunta es si todo esto aguantará. Roberto Ruiz- Scholtes de UBS reconoce que el ciclo es positivo, “pero los crecimientos de las economías son mediocres, con inflación contenida sin índices de recalentamiento” y eso hace pensar que la bonanza siga. Su previsión es que los beneficios netos de las empresas aumenten un 15% en EE.UU. La reforma fiscal, que incluye la mayor bajada de impuestos en 30 años, con un recorte de 1,26 billones de euros, apoyará los balances de las compañías.

Pero también hay quien invoca prudencia, como el premio Nobel Robert Shiller. “Estamos ante una combinación inusual de muy altas valoraciones, un período de fuertes ganancias empresariales y muy baja volatilidad”, comentaba. Sus cálculos, que miden el precio de las acciones en relación con los beneficios, indican que estamos en niveles que preceden caídas abruptas. “Estamos un poco cuando corremos hacia el bar para pedir las últimas cuatro cervezas antes del cierre”, bromeaba al respeto el economista Patrick Artus, de Natixis.

BANCOS CENTRALES

Se pondrá fin a los estímulos. “Una vez adentrados en el 2018, ni la economía ni los mercados podrán desafiar a la gravedad . A medida que la Fed retira el mayor experimento de la historia reciente habrá mayor volatilidad y unas rentabilidades inferiores al 2017.

Debemos estar atentos ante la posibilidad de que la renta variable alcance su punto máximo en el segundo semestre del 2018”, dijo Witold Bahrke, de Nordea.

En Europa, a parte el interrogante del Brexit, todos miran a Mario Draghi. El presidente del BCE dijo que después del verano acabarán las medidas de apoyo a la economía, con la compra de la deuda. Para Azad Zangana de Schroders, “el BCE extenderá con toda probabilidad los estímulos a final de año para acabar el programa en diciembre del 2018, lo que allana el camino a una subida de tipos en el primer semestre del 2019”. Hasta aquí puede leer…Niels Bohr.

Loading...