35.000 nuevos aviones en 20 años: así cambiará el mundo en los cielos

El Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio de París sigue generando buenas noticias para la industria aeronáutica. De hecho, los fabricantes acuerdan con las aerolíneas, instituciones y empresas de leasing de aeronaves para anunciar adquisiciones, encargos y presentar novedades comerciales y técnicas.

Lo hacen ante miles de profesionales del sector y sobre todo frente a uno de los mayores despliegues de prensa económica y especializada en aviación en Le Bourget, el principal aeropuerto europeo dedicado a la aviación de negocios.

Le Bourget es también el aeropuerto más antiguo de París, abierto en 1919 y el mismo en el que en 1927 miles de personas recibieron a Charles Lindbergh tras su mítica travesía en solitario del Atlántico norte a bordo del monomotor “espíritu de San Luis” y unas pistas que hasta los años 50 fueron el único aeropuerto civil de la capital, siendo progresivamente sustituido por los aeropuertos de Orly y Charles de Gaulle, instalaciones que el año pasado sumaron conjuntamente 97,1 millones de pasajeros.

El tráfico aéreo no deja de crecer

Y es que el trafico aéreo no deja de crecer y actualmente, a nivel mundial se mueven el doble de pasajeros que los que volaban en tiempos previos a la fatídica fecha del 11 de septiembre de 2001, una cifra que corrobora una tendencia continua: cada 15 años el numero de usuarios de la aviación comercial es el doble y tan solo en 2016 las lineas aéreas transportaron a 3.700 millones de pasajeros.

“A pesar de los ciclos alcistas y bajistas que sufre la economía y la aviación comercial, que van de la mano, las cifras corroboran que el crecimiento es constante y que el sector va a seguir necesitando nuevas aeronaves y eso se traduce en la generación de más trabajo tanto para los fabricantes como para los profesionales de todos los sectores de la aviación” indica a LaVanguardia.com John Leahy, Director del Área de Clientes de Airbus y un personaje simbólico del fabricante europeo de aviones, pues es norteamericano, inició su carrera trabajando para la estadounidense Piper Aircraft y ya en 1985 fue fichado por el consorcio europeo.

John Leahy, Director del Área de Clientes de Airbus, durante el Salón de París John Leahy, Director del Área de Clientes de Airbus, durante el Salón de París (Pascal Rossignol / Reuters)

Por entonces, el dominio de la industria norteamericana en el campo de la aviación comercial era abrumador y estaba en manos de Boeing, McDonnell Douglas e incluso Lockheed. A mediados de los 90, Airbus solo tenia un 18% del mercado aeronáutico mundial, y en los años que quedaron para el cambio de siglo el fabricante europeo dio el gran estirón alcanzando el 50% del mercado en el primer año del siglo XXI, rivalizando desde entonces con Boeing, que acabó quedándose como único gran fabricante de aviones comerciales en Estados Unidos.

Ambas luchan “a cara de perro” por cada gran contrato y también por cada avión vendido y les resulta un triunfo conseguir que una aerolínea se convierta en usuaria exclusiva de sus modelos. Por poner algunos ejemplos, toda la flota de Iberia, EasyJet o Vueling está formada por aviones Airbus, mientras que Ryanair, Southwest Airlines o Aeromexico tienen una flota exclusiva de Boeing.

En 20 años se necesitarán 34.710 nuevos aviones de pasaje y 730 de carga pura

Incluso entre aviadores y aficionados a la aviación hay ciertos posicionamientos que rozan el fanatismo hacia una u otra marca y en España los más radicales siguen recordando una vieja frase que se acuñó en tiempos del reactor francés Caravelle: “el jamón, serrano… y el avión, americano” en referencia a que los sistemas y el mantenimiento del nuevo modelo francés eran mucho más complicados inicialmente. Actualmente ambos son grandes fabricantes y están contínuamente mirándose de reojo y admirándose, aunque no lo demuestren demasiado en público.

En lo que sí que ambos fabricantes están absolutamente de acuerdo es en las necesidades del sector en el futuro y sus departamentos de estudios coinciden prácticamente en el número de aviones que se necesitarán en las próximas dos décadas: hasta 2036 habrá una demanda de 34.900 aviones nuevos, de los que 34.710 serán de pasaje y 730 de carga pura.

Un A350XBW, la nueva generación de aviones de largo radio de Airbus, durante el salón de París Un A350XBW, la nueva generación de aviones de largo radio de Airbus, durante el salón de París (Chris Ratcliffe / Bloomberg)

De todos estos aviones nuevos el 40% serán para sustituir a modelos antiguos y el 60% para afrontar el crecimiento y la demanda de los dos próximos decenios, de acuerdo a las previsiones del departamento de estudios de Airbus, coincidente con el análogo de Boeing.

Las tendencias de futuro apuntan a la región de Asia-Pacífico liderará el trafico aéreo mundial antes de 20 años y que el trafico que generarán los países emergentes pasará de un 29% actual hasta alcanzar el 40% en menos de 20 años. De todos los países del mundo el que crecerá de modo más notable será China, que para 2036 tendrá un trafico nacional de 1.600 millones de pasajeros, que es cuatro veces más que el numero de usuarios actual en vuelos entre aeropuertos de ese país.

China se va a convertir en el principal mercado de pasaje del mundo China se va a convertir en el principal mercado de pasaje del mundo (Jason Lee / Reuters)

Otro país que está previsto que crezca de forma notable será India, que multiplicara por seis el numero de viajeros en enlaces locales, lo cual hará que alcance un tráfico equivalente al que tiene hoy Estados Unidos en vuelos interiores. En referencia a Europa, el exhaustivo informe de Airbus indica que en el continente se venderán algo más de 6.800 aviones de más de 100 plazas en los próximos 20 años, lo que paralelamente generará la necesidad de cerca de 97.000 nuevos pilotos y algo más de 96.000 ingenieros y técnicos de mantenimiento.

Todas las cifras anteriores son estimaciones que en estudios similares anteriores han sido bastante certeras, aunque también hay que recordar que en los próximos años Rusia y China también quieren entrar con fuerza en el sector de los aviones de más de 100 plazas.

Imagen de archivo de un avión de Cargolux. En 20 años se precisarán 730 nuevos aviones de carga pura. Imagen de archivo de un avión de Cargolux. En 20 años se precisarán 730 nuevos aviones de carga pura. (Archivo)

En el sector de aviones inferiores a las cien plazas, la considerada como “aviación regional” que es fundamental para muchas zonas del mundo que tienen al avión como gran aliado en su desarrollo, también se libra una batalla paralela entre fabricantes, que en este caso tiene tres países de referencia: Brasil, con Embraer, especializado en reactores regionales como los operados por Air Europa Express en España; Canadá, con Bombardier, que fabrica tanto aviones turbohélice y a reacción de hasta 100 plazas, como los que usa Air Nostrum en sus rutas españolas y Europeas; y Francia, donde se construyen los aviones turbohélice ATR, que son el transporte habitual de los canarios entre sus islas con Binter o Canary Fly.

Nuevos aviones para dos décadas en las que no solo crecerá el numero de pasajeros sino también la ocupación media de los aviones, que ahora es ya del 80% y seguirá subiendo, por lo que cada vez resultará más extraño viajar con un asiento vacío al lado del nuestro.

Vistazo general del Salón de París Vistazo general del Salón de París (Pascal Rossignol / Reuters)
Loading...