Albert Rivera entra en el Club Bildeberg

La reunión anual se celebrará este año, del 1 al 4 de junio, en un hotel de la localidad de Chantilly, en Virginia (EEUU). Entre los españoles convocados (solo hay tres) repiten Ana Patricia Botín, presidenta del Santander, y el habitual Juan Luis Cebrián, su homólogo en el Grupo Prisa y miembro de su comité directivo permanente. La reina doña Sofía, que asistió a muchas citas anteriores, ya ha dejado de frecuentar esta reunión en la cumbre. Albert Rivera, convocado por segunda vez consecutiva y que delegó en 2016 en su economista de confianza, Luis Garicano, sí asistirá este año.

En la agenda prevista para la reunión de 2017 se encuentran los siguientes temas: la administración Trump; las relaciones trasatlánticas y opciones de defensa (balas y bytes); la dirección de la Unión Europea; ¿Se puede ralentizar la globalización?; Empleos, ingresos y expectativas no realizadas; La guerra contra la información; ¿Por qué crece el populismo? Rusia en el orden internacional; Oriente Próximo, Proliferación nuclear y China. Como siempre, la región más caliente del planeta y el gigante asiático no faltan entre los temas que tratarán los bilderbergers.

Cartel del filme que sobre el Club Bilderberg produce y guioniza Daniel Estulin. Cartel del filme que sobre el Club Bilderberg produce y guioniza Daniel Estulin. (Otras fuentes)

El Club Bilderberg se llama así por el nombre del hotel neerlandés que escogieron en 1954 siguiendo la iniciativa de Bernardo de Holanda y David Rockefeller . Desde el principio, el núcleo del club lo han formado políticos, financieros y grandes corporaciones. Pese a que el Club siempre ha pretendido como leitmotiv buscar un mayor entendimiento entre Norteamérica y Europa tras la II Guerra Mundial y en pos de objetivos comunes, los intereses de la élite son otros, según expertos en estructuras cerradas supranacionales como el escritor Daniel Estulin.

Según el analista ruso, estamos refiriéndonos a una verdadera casta formada siempre por élites blancas de Europa y Norteamérica y cuyo objeto, heredado de ancestrales círculos de poder, es mantener los privilegios que vieron peligrar tras el proceso de descolonización. Pese a que hace tres años el Club abrió un gabinete de prensa, en sus reuniones no existe un acuerdo final ni se emiten declaraciones políticas y todo lo que allí se habla continúa siendo confidencial en grado sumo.

Loading...