Alitalia entra en administración extraordinaria, paso previo a una posible quiebra

El consejo de administración de Alitalia ha decidido este jueves solicitar de forma unánime una administración extraordinaria, tras tumbar los trabajadores en un referéndum el plan de viabilidad que tenía, en el que se recogían 1.700 despidos y recortes de hasta el 20% en los salarios. De salir adelante ese plan, los inversores habrían inyectado hasta 2.000 millones de euros.

Descartada tal opción, la cúpula directiva ha reconocido la “gravedad” de situación económica, patrimonial y financiera de la aerolínea dada la imposibilidad de proceder a la recapitalización y reestructuración de la compañía o encontrar una solución alternativa. Así, se ha visto obligada a solicitar la intervención, según el proceso legal italiano.

El Gobierno nombrará administradores

Ahora, el Gobierno tendrá que proporcionar fondos provisionales para mantener las operaciones y nombrará supervisores para reestructurar la aerolínea u ordenar su liquidación. El ministro de Finanzas italiano, Pier Carlo Padoan, dijo la semana pasada que el Gobierno no inyectará más dinero para ampliar el capital de la aerolínea. Alitalia es una “empresa privada”, dijo Padoan a políticos el jueves en Roma. El ministro de Desarrollo Económico, Carlo Calenda, dijo el 30 de abril que espera que la aerolínea pueda ser vendida en conjunto, “no en pedazos”.

Los administradores asumirán el control del negocio y presentarán una nueva estrategia que puede implicar la ventas de activos, la reducción de operaciones y los recortes de empleos con el fin de que la aerolínea sea viable dentro de dos años. Si el cambio no es posible, los administradores pueden ordenar la liquidación de la compañía.

Reflotar la compañía o liquidarla

Los administradores especiales tendrán 180 días para elaborar un nuevo plan, con una posible ampliación de 90 días. El proceso, disponible para empresas insolventes de gran tamaño, tiene como objetivo proteger los activos y trabajadores de una empresa mediante la reorganización.

Alitalia, cuyos principales accionistas son Etihad y bancos italianos, registró una pérdida neta de 199 millones de euros en 2015, el último año en el que publicó cifras. La compañía había perdido casi 3.000 millones de euros desde que salió de la bancarrota en 2009, según un estudio.

A lo largo de los últimos años, la aerolínea ha sucumbido a las alternativas low cost y ha ido perdiendo paulatinamente un mercado local en el que era el gran referente: de los 30 millones de pasajeros que transportaba hace diez años ahora mantiene unos 22,6 millones.

Las pérdidas de dinero y clientes son una constante

Loading...