Inicio Economía Aprobado el plan del Gobierno para bajar la factura de la luz...

Aprobado el plan del Gobierno para bajar la factura de la luz un 22%




El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el plan de choque del Gobierno para reducir la factura de la luz un 22% desde este mismo mes de septiembre y hasta final de año. Aparte de las medidas en materia de fiscalidad que ya anunció el presidente, Pedro Sánchez, este lunes en TVE, el Ejecutivo ampliará el suministro mínimo vital hasta un total de diez meses y reformará la tarifa regulada.

El Gobierno se ha fijado como objetivo contrarrestar la cotización del gas natural en los mercados internacionales y la elevada cotización del CO2 en la Unión Europea, que han provocado un enorme incremento del precio de la electricidad en los mercados mayoristas (un 80% más desde junio). Precisamente, el precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista volverá a batir otro récord este miércoles y se dispara hasta los 172,78 euros el megavatio hora (MWh), marcando así un nuevo máximo histórico.

Tras el Consejo de Ministros, la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha presentado un paquete de medidas con las que los consumidores podrán pagar una cifra similar a la de 2018, descontando el IPC: unos 600 euros anuales en el caso de un consumidor medio en baja tensión.

Prórroga de las medidas fiscales

En concreto, el Real Decreto Ley del Gobierno prevé mantener la rebaja del IVA sobre la electricidad del 21% al 10% hasta fnal de año para suministros hasta 10 KWH y ampliará también la supresión del impuesto del 7% a la generación eléctrica.

El Gobierno aprueba un mecanismo para «minorar el exceso de retribución» de las eléctricas en la factura de la luz

También se reducirá del 5,1% y hasta el 0,5% (el mínimo permitido por la regulación comunitaria) el tipo del Impuesto Especial sobre la Electricidad (IEE).

Recorte temporal al beneficio de las eléctricas: devolverán 2.600 millones

Igualmente, se ha aprobado la reducción temporal del exceso de beneficios que están obteniendo las centrales de generación eléctrica no emisoras en el mercado mayorista, gracias a la repercusión sobre el mismo de unos costes de gas que no soportan. Se aplicará una fórmula similar a la empleada para minorar el dividendo de carbono de las centrales no emisoras, ahora en tramitación en el Congreso.

Con esta fórmula, explica el Ejecutivo, la rebaja retributiva será proporcional al precio del Mercado Ibérico del Gas (MibGas). Con los niveles actuales, las empresas deberán devolver unos 2.600 millones hasta el 31 de marzo de 2022, momento en que se espera se hayan superado las tensiones en el mercado global de gas.

El Gobierno defiende que se trata de una medida “proporcionada” que actúa sobre los “beneficios extraordinarios, sobrevenidos súbita e inesperadamente por los desajustes en los mercados internacionales del gas natural, y que no pudo ser considerada en las previsiones de negocio”.

Ampliación del suministro mínimo vital hasta diez meses

Junto con las medidas anteriores, el Ejecutivo ha aprobado la ampliación de la prohibición de corte del servicio eléctrico a los consumidores vulnerables durante seis meses adicionales a los cuatro ya existentes (diez en total), tiempo en el que se garantizará un abastecimiento mínimo.

Obligará a las grandes energéticas a subastar y reformará la tarifa regulada

Por otra parte, el Ejecutivo aumentará en 900 millones la aportación de la recaudación de las subastas de CO2, destinada a cubrir costes del sistema eléctrico desde los 1.100 millones presupuestados hasta los 2.000 millones durante el ejercicio.

Así, los grupos empresariales dominantes (Endesa, Ibedrola, Naturgy y EDP) estarán obligadas a ofertar electricidad de forma proporcional a su cuota de mercado y las comercializadoras independientes, así como los grandes consumidores, podrán adquirirla y suscribir con ellos contratos a plazo con un período de liquidación igual o superior a un año.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico aprobará un calendario para estas subastas y la primera tendrá lugar antes de que acabe el año; Iberdrola, Endesa, Naturgy y EDP ofertarán 15.830 GWh, equivalentes al 6,3% de la demanda eléctrica nacional en 2020.

El Ministerio para la Transición Ecológica aprobará un calendario para estas subastas y la primera tendrá lugar antes de que acabe el año; Iberdrola, Endesa, Naturgy y EDP (que podrán rechazar ofertas por debajo de un precio que establecerá la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia) ofertarán 15.830 gigavatios (GWh), el equivalente al 6,3 % de la demanda eléctrica nacional de 2020.

Por otra parte, se limita la subida de la tarifa regulada (el precio voluntario al pequeño consumidor o PVPC) del gas natural para familias y pymes, que este trimestre crecerá un 4,4% en vez de un 28%.

Dicha reforma incorporará la referencia de precio de la subasta con una ponderación máxima del 10%. Las comercializadoras libres que adquieran energía por esta vía deberán indicarlo en las facturas de sus clientes.

Reforma de la Ley de Aguas para evitar «súbitos desembalses»

Por último, se modificará la Ley de Aguas para evitar «súbitos desembalses». Así, al inicio de cada año hidrológico, las confederaciones hidrográficas fijarán un régimen mínimo y máximo de caudales mensuales a desembalsar en los embalses mayores de 50 Hm3 , tanto para situaciones de normalidad hidrológica como de sequía prolongada, así como un régimen de volúmenes mínimos de reservas embalsadas para cada mes.

A la vez, se procurará facilitar el desarrollo de actividades económicas sostenibles ligadas a la dinamización de los municipios ribereños.

Estas medidas se añaden a los dos proyectos de Ley que el Gobierno ha remitido a las cortes para su aprobación, y para los que el Consejo de Ministros ha aprobado su tramitación por la vía de urgencia. El primero crea el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, que redistribuirá entre todos los vectores energéticos el coste de las renovables históricas; el segundo actúa sobre la retribución del CO2 no emitido del mercado eléctrico. Su completa aplicación reducirá la factura final de los hogares en más de un 15%.

Publicidad