Así son las hipotecas para financiar pisos de bancos

Aunque ya ha pasado una década desde el estallido de la crisis, los bancos de nuestro país todavía tienen en cartera muchos de los pisos que recibieron tras hacer efectivas miles de ejecuciones hipotecarias. Para quitárselos de encima, varias entidades comercializan actualmente hipotecas específicas para financiar la compra de sus propias viviendas, unos productos que, según el comparador financiero HelpMyCash.com, cuentan con una serie de particularidades que los diferencian de los préstamos hipotecarios convencionales.

Financiación de hasta el 100 %

El aspecto más llamativo de las hipotecas para financiar la compra de pisos de bancos es que muchas de ellas permiten obtener hasta el 100 % del valor de compraventa o tasación. Esta es una de sus principales ventajas respecto a las hipotecas convencionales, cuya financiación máxima no suele superar el 80 % (o el 70 % si son para la adquisición de segunda vivienda). Sin embargo, esto puede ser un arma de doble filo, puesto que al aumentar el importe financiado, también se incrementa el precio total del producto.

Una de las entidades que financia hasta el 100 % de la compra de sus pisos es el Banco Popular, que pese a pertenecer al Banco Santander desde el mes de junio, aún ofrece productos bajo su propia marca. Con su Hipoteca Aliseda es posible conseguir hasta el 100 % del valor de compraventa más gastos de un piso comercializado a través de la inmobiliaria Aliseda, un porcentaje de financiación superior que el de su Hipoteca Cereza, que es del 80 %.

Un plazo que puede alcanzar los 40 años

Como el importe que permiten obtener es más elevado, algunas de estas hipotecas también cuentan con un plazo de reembolso más prolongado que puede llegar a alcanzar, en ciertas ocasiones, los 40 años. Igual que ocurre cuando el capital concedido es mayor, cuando se alarga el período de amortización también aumenta el precio final de la hipoteca, así que solo conviene hacerlo si las cuotas en un plazo menor son inasumibles.

No suelen ser más baratas que las hipotecas convencionales

Las hipotecas para pisos de bancos no suelen ser más baratas que las convencionales, pues las entidades suelen aplicar las mismas condiciones a ambos productos. Es el caso, por ejemplo, de ING, cuya Hipoteca Naranja tiene exactamente el mismo tipo de interés que la Hipoteca Naranja Sareb: desde euríbor más 0,99 %.

En cambio, en algunas ocasiones las hipotecas para pisos de bancos pueden incluso ser un poco más caras: en el caso de Banco Popular, la Hipoteca Cereza tiene un interés desde euríbor más 0,99 % (con un interés inicial fijo del 0,99 % el primer año), mientras que la Hipoteca Aliseda tiene un interés desde euríbor más 1,25 % (con un inicial variable de euríbor más 0,90 % el primer año).

Comprar un piso de banco con una hipoteca de otra entidad

Pero si no nos convence una hipoteca para pisos de bancos, no estamos obligados a contratarla para financiar un inmueble que pertenezca a una entidad. Esta clase de viviendas se pueden adquirir también con una hipoteca de otro banco, por lo que podemos comparar el préstamo que nos ofrezca la inmobiliaria con el resto de las ofertas del mercado para valorar qué producto nos resulta más conveniente.

En ese sentido, es interesante tener en cuenta las hipotecas de Bankia, pues no tienen comisiones ni vinculaciones con coste (para conseguirlas solo hay que domiciliar la nómina). La hipoteca variable de esta entidad tiene un interés desde euríbor más 1,20 % (con un fijo inicial del 1,20 % que se aplica el primer año), mientras que la hipoteca a tipo fijo tiene un interés de entre el 1,75 % y el 2,75 % (en función del plazo seleccionado).

Loading...