Banco Sabadell hace negocio con su salida de Cataluña: un año después sus depósitos crecen 6.538 millones

12

Muchas cosas han cambiado y a la vez pocas cosas han cambiado en los 365 que se cumplen este viernes desde que Banco Sabadell aprobó en consejo de administración abandonar su sede social de Cataluña después de 136 años en la región. El 5 de octubre de 2017, la entidad decidía tras un consejo urgente en Barcelona trasladar su sede social fuera de la comunidad autónoma, a Alicante, el lugar de origen de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) que absorbió en 2012. En este periodo la entidad ha conseguido recuperar los depósitos -que protagonizaron una auténtica fuga en las semanas anteriores al 1 de octubre por miedo de los clientes a la inestabilidad jurídica de una posible independencia- pero presenta datos mucho peores en cuanto a patrimonio neto y recursos propios.

Según los estados financieros consolidados de la Asociación Española de Banca (AEB), los meses después de la marcha de Cataluña han dejado una entidad con más depósitos. Este mes de julio la entidad de Josep Oliu tenía 136.756 millones de euros en depósitos frente a los 130.218 del pasado año, una subida del 5%. En este mismo periodo, los depósitos de Santander han caído un 6,5%, los de BBVA un 10% y los de Popular, en el año de su resolución y venta al Santander, cayeron más de un 20%. Dentro de Banco Sabadell se destaca como a final del año pasado, apenas 3 meses después de los tumultos ocasionados en Cataluña a raíz del 1 de Octubre, los depósitos ya se habían recuperado mostrando la mayor confianza en el banco tras su cambio de sede.

Menos patrimonio neto y fondos propios

En realidad, en la operativa de Banco Sabadell no ha cambiado de forma fulgurante en estos 12 meses tras la salida de Barcelona. Josep Oliu trabaja principalmente en Madrid, como venía haciendo, mientras que equipos administrativos o de comunicación siguen trabajando en la Ciudad Condal, como venían haciendo. Alicante ha quedado como ciudad donde se celebra la Junta General de Accionistas con carácter anual y también el consejo de administración. Además, es el lugar donde hay que trasladarse para las firmas ante notario, un notario que seguro que habrá sido uno de los grandes beneficiados por el traspaso de Sabadell, un banco con un activo de 173.755 millones de euros que ha disparado a buen seguro la facturación de los notarios alicantinos que trabajen con ellos.

En el lado negativo, la entidad cuenta a julio de 2018 con menos patrimonio neto y menos fondos propios que 12 meses antes. Concretamente el patrimonio neto cayó de 12.209 a 9.866 millones mientras que los fondos propios se redujeron de 12.116 a 9.941. En la entidad se destaca que esto ha ocurrido por los menores beneficios del primer semestre y también por las provisiones que ha sido necesario realizar para cubrir posibles pérdidas en TSB, el banco británico que ha causado minusvalías a la entidad financiera por un problema informático.

También ha influido en esta caída los ajustes contables de valoración de activos. Ahora, hay que prever las pérdidas durante toda la vida de un activo, cuando antes se realizaban provisiones dependiendo de si tenías un activo impagado o no. Esto obliga a todas las entidades a un ajuste de valoración.