Bankia gana 739 millones de euros, el 1% más, por las menores dotaciones

Bankia obtuvo un beneficio neto atribuido de 739 millones de euros en los nueve primeros meses de este año, lo que supone un incremento del 1% respecto al mismo periodo del año anterior, debido al incremento de los ingresos por comisiones y al descenso tanto de los gastos como de las dotaciones a provisiones por la mejor calidad crediticia.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ha destacado que la entidad ha conseguido incrementar sus beneficios gracias a la buena dinámica comercial en un entorno complejo de tipos de interés.

Entorno de tipos bajos

“Esto se complementa con una mejora constante de la calidad del balance, lo que se traduce en una menor necesidad de dotación a provisiones y en una nueva reducción de la tasa de morosidad y de los activos adjudicados”, ha afirmado. En concreto, la entidad realizó provisiones por 244 millones de euros entre enero y septiembre, un 4,3% menos

Los bajos tipos de interés, con el euríbor en negativo, unido al menor rendimiento de las carteras de deuda (sobre todo por los bonos de la Sareb, cuya rentabilidad es cercana a cero) explican que el margen de intereses se redujera un 10,1%, hasta 1.467 millones, pero las comisiones crecieron un 4,1%, hasta 636 millones, a pesar de que el banco eliminó estos cargos a los clientes con ingresos domiciliados.

Captación de clientes

El repunte en comisiones se explica por el aumento del número de clientes, 141.000 en un año, y su mayor vinculación, que se ha reflejado en mayor medida en la generación de ingresos en los medios de pago, fondos de inversión y seguros.

Además de sumar clientes, Bankia captó 103.000 nóminas y el número de tarjetas aumentó en 168.000, todo ello con un crecimiento “significativo” en la base de clientes que tiene una relación multicanal con el banco.

Menos morosidad, más solvencia

Los saldos dudosos cayeron un 11,2% desde el inicio de año, hasta 10.194 millones de euros, con lo que la tasa de morosidad cayó un punto, hasta el 8,8%, mientras la tasa de cobertura quedó en el 53,8%.

La solvencia de la entidad siguió mejorando, con una ratio de capital CET1 “fully loaded”, es decir, teniendo en cuenta los futuros requerimientos de Basilea III, del 14,16%, frente al 13,02% que tenía al cierre de 2016. Según Sevilla, el dato sitúa a la entidad “entre las entidades más capitalizadas de Europa”.

Loading...