Barcelona es la cuarta ciudad de Europa donde más se invierte en ‘start-ups’

El ecosistema tecnológico europeo cerrará el 2017 con un récord de 19.000 millones de dólares (unos 16.000 millones de euros) invertidos en start-ups (en 3.449 operaciones), un 32,5% por encima de los 14.400 millones del año anterior (en 3.720 transacciones). En el 2012 la inversión fue de 4.100 millones en 1.276 operaciones. Estos datos los ha recogido el fondo de inversión Atomico en su tercer informe anual sobre el panorama tecnológico en Europa, y cuya conclusión es que el ecosistema está “más fuerte que nunca”. La cifra, sin embargo, está aún lejos de EE.UU., donde en el 2016 las empresas emergentes de este tipo levantaron 71.000 millones de dólares en 8.500 operaciones.

El Reino Unido es el principal destinatario de estas inversiones (5.400 millones), seguido de Alemania, Francia, Suecia, y España (800 millones; entre las operaciones del año destaca la venta de Social Point y la ronda de Cabify). Y por ciudades, en el 2017, Barcelona es la cuarta ciudad en cuyas start-ups más se ha invertido (722 millones de dólares), por detrás de Londres (5.080), Berlín y París; las posiciones son las mismas según el número de operaciones.

“Europa está construyendo un sistema propio, definido por un profundo conocimiento tecnológico, una increíble diversidad geográfica y un enfoque colaborativo único con la industria tradicional”, explica en la presentación de informe Tom Wehmeier, socio y responsable de Investigación en Atomico. El fondo fue creado en el 2006 en Londres y está especializado en proyectos disruptivos, mayoritariamente en Europa pero también en América y Asia (entre sus inversiones están Hailo, Jobandtalent, Ontruck, Skype, Viagogo, Jawbone, Gympass). En este último informe sectorial, Atomico considera que el ecosistema europeo está basado en una amplia y sólida cantera de talento, con ambiciones globales y una creciente base de inversores; es por ello que Wehmeier asegura que se pueden descartar las dudas sobre si Europa puede producir innovación de primer nivel mundial o compañías de mil millones de dólares (los llamados unicornios, de los que en Europa hay 41, como Spotify, Zalando, Supercell, Skype o Blablacar). A su juicio, “la probabilidad de que la próxima empresa que provoque un nuevo modelo de negocio disruptivo sea europea y se convierta en una de las empresas más valiosas del mundo nunca ha sido tan alta”.

El 95% de fundadores son hombres, y sólo hay un 9% de mujeres en posiciones directivas en empresas emergentes

El informe se ha elaborado en base a 3.500 respuestas obtenidas en septiembre y octubre y 50 entrevistas cualitativas a destacados actores del ecosistema, “no sólo en los hubs tradicionales como Londres y Berlín, sino también en Sevilla, Sofia o Reikiavik”.

El récord de inversión no es el único indicador del momento dulce del sector. La industria tecnológica europea está creando empleo a un ritmo del 2,6%, muy por encima (más del triple) del 0,8% de crecimiento anual del empleo previsto este año en la UE.

En este escenario, sin embargo, Atomico también ha detectado algún punto negro: en las start-ups apoyadas por el capital riesgo, sólo un 9% de las posiciones directivas están ocupadas por mujeres (un 6% de consejeras delegadas, un 2% de directoras de tecnología, un 23% de directoras de marketing). El mismo problema lo sufre la industria del capital riesgo, donde las mujeres sólo ocupan el 13% de los puestos ejecutivos. Curiosamente, Atomico ha detectado que una mayoría absoluta de los encuestados considera que la diversidad de género está bien reflejada en su empresa. El 95% de los fundadores de empresas en Europa son hombres.

“La cuestión clave es saber cómo de fuerte es la creación de talento tecnológico en Europa”, se pregunta Atomico. Recuerda que Europa es la sede de la mitad de las diez mejores instituciones de ciencia del mundo, y que en Europa se gradúan el doble de doctores en ciencia, tecnología ingeniería y matemáticas (STEM), un total de 58.941, que en Estados Unidos (28.328). Esta fortaleza técnica se acompaña de enfoque de negocio: según el estudio, uno de cada cinco MBA va a trabajar a la industria tecnológica.

La creciente competencia de la industria en Europa tiene efecto en los salarios de los ingenieros de software (ver cuadro adjunto), que resulta, con mucha diferencia, la especialidad donde es más difícil captar talento. Europa cuenta con 5,5 millones de desarrolladores de software, frente a 4,4 en Estados Unidos. Por países, Alemania ha superado al Reino Unido (813.000) y lidera el ranking con 837.000. A más distancia están Francia, Rusia, Holanda, Italia, y España es séptima con 268.000. Por ciudades, Londres es el mayor hub de desarrolladores de software, seguido de París, Moscú, Madrid y Berlín; Barcelona es la plaza 14. En cambio, Barcelona es la tercera ciudad preferida por los emprendedores para crear una nueva start-up, sólo por detrás de Londres y Berlín.

Un hecho diferencial del sector tecnológico europeo es su capacidad para organizar eventos: se celebraron poco más de 8.000 actos en el 2012, y casi 63.000 este 2017 (es decir, 172 eventos cada día en toda Europa). El Reino Unido es el país más activo (195.000 miembros activos de los eventos), y España es el cuarto país (70.151 asistentes habituales).

Atomico ha constatado que el 90% de los fundadores de start- ups europeos son optimistas sobre el futuro del ecosistema (los británicos, por el Brexit, son los menos convencidos).

La relación con las industrias tradicionales

Desde el punto de vista del capital, Europa ha atraído en el 2017 a 2.000 inversores distintos (cuatro veces más que en el 2012), y de los cuales 580 eran inversores corporativos: “En Europa se apoya la idea de que las start-ups tecnológicas necesitan vínculos más fuertes con la industria tradicional”, dice el fondo de inversión Atomico en su último informe. Para las industrias tradicionales, apoyar a las start-ups no deja de ser una forma de defender sus posiciones de mercado. Además, más de 200 inversores americanos operan ya en Europa, y los asiáticos han invertido 1.800 millones de dólares en Europa en más de 100 operaciones. Sin embargo, en Europa todavía es significativo el rol de la financiación pública en las primeras etapas de las empresas. Por lo que respecta a sectores, inteligencia artificial y blockchain

son las áreas en las que Europa se considera mejor posicionada a nivel mundial.

Loading...