Barcelona sube las tarifas del transporte público para el 2018

Confirmado. Las tarifas del transporte público en el área de Barcelona subirán el 2018 cerca de una media del 2% después de estar dos años congeladas. Así se ha acordado de forma unánime este jueves en la reunión del consejo de administración de la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona (ATM), ente compuesto el 51% por la Generalitat, el 25% por el Ayuntamiento de Barcelona y el 24% por el Área Metropolitana de Barcelona. De esta manera, la T-10, una de las tarjetas más utilizadas, se encarecerá 25 céntimos y pasará a costar de los 9,95 actuales en la Zona-1 a 10,20 euros el próximo año. Por su parte, el billete sencillo se incrementará de los 2,15 actuales a 2,20 euros.

La T-10 vuelve a superar la barrera de los 10 euros

El consejo de administración del ATM considera “necesaria la revisión de tarifas” después de “cinco años de contención de precios” y

Esta decisión se ha tomado más tarde de lo habitual a falta de unos días de acabar el año y supone que los títulos de transporte se incrementen después de que la ATM decidiera no subirlos en el 2017 y en el 2016 y aprobara una rebaja de la T-10 en el 2015, que entonces pasó de los 10,30 euros que costaba en el 2014 a los actuales 9,95 en la Zona 1.

Durante estos últimos días ya planeaba la decisión de este incremento de tarifas.El Ayuntamiento de Barcelona aprobó la semana pasada en pleno municipal una propuesta para exigir al Gobierno que aportara 40 millones para la congelación de las tarifas del 2018, además de recuperar los niveles de inversión en trasporte público entre el 2016-2011. La iniciativa, presentada por Barcelona en Comú, salió adelante con los votos a favor de todos los grupos municipales, excepto del PP y la CUP, que se abstuvieron.

Por su parte, el líder del grupo socialista en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, había reclamado estos días a la alcaldesa que aclarara si se subirían las tarifas y había condicionado la negociación de los presupuestos municipales del 2018 a la congelación de la T-10.

Por su parte, la asociación Promoción del Transporte Público (PTP) había pedido “una modificaciones de precios selectivas” con el objetivo de incrementar la “fidelización” de los “usuarios más habituales”.

En este sentido, proponía implantar una T-10/30 “unipersonal” con un precio similar a la T-10 actual y subir esta última tarjeta “multipersonal” al no “distinguir entre usuarios de 30 viajes al mes o dos turistas que hacen cinco viajes” durante su estancia en Barcelona”. En un comunicado, también pedía al equipo de gobierno de Barcelona que cumpla su programa electoral con la defensa del abono mensual T-Ambiental y a la Generalitat con las nuevas medidas de financiación de la ley 231/2015.

Loading...