Inicio Economía Black Friday: diez consejos para que lo barato no salga caro

Black Friday: diez consejos para que lo barato no salga caro




La pandemia de coronavirus ha acelerado la digitalizacion y también impulsa las compras por internet, que tienen marcado en el calendario este viernes 26 de noviembre. En la antesala de la Navidad, el Black Friday inaugura la época de mayor consumo del año, con llamativos descuentos que ofrecen una buena oportunidad para adquirir productos más baratos, siempre que las compras se hagan con cabeza.

Con origen en Estados Unidos, el Black Friday debe su nombre a que los negocios cambian los números rojos por el color negro en sus balances, es decir se anotan ganancias, al día siguiente de Acción de Gracias, la fiesta más importante para las familias estadounidenses. Noviembre ya ha dejado otra fiesta del consumo, el 11 del 11, en este caso el día del soltero es de origen chino.

El 26 de noviembre se ha convertido en una fecha señalada para los comerciantes, ya que supone una gran ocasión para las ventas de sus productos, aunque este año puede haber menos stock acumulado. Muchos negocios no circunscriben las ofertas a un solo día y extienden la campaña un par de semanas.

Las asociaciones de consumidores como la OCU, recomiendan una serie de consejos a la hora de realizar las compras y no caer en engaños o malas prácticas para que el Black Friday no se convierta en un viernes negro.

1. Comparar antes de comprar

No hay que dejarse llevar por las compras impulsivas y lo más aconsejable es mirar en varios comercios, tanto físicos como en la red. El mismo producto puede encontrarse a precios muy diferentes, hay comparadores on line, que facilitan la labor. Es conveniente simular el proceso ya que al precio publicitado pueden añadirse los costes de envío encareciendo la compra. Si se desea un artículo concreto hay que ver el precio días antes, para comprobar si el descuento es real.

2. Realizar una lista 

Es recomendable preparar una lista previa de lo que realmente se necesita y revisarla cuidadosamente. También ayuda fijarse un límite de presupuesto para no gastar más de la cuenta. En campañas como estas, los consumidores tienden a comprar de forma compulsiva, dejándose llevar por los aparentes descuentos. El mismo precio es más atractivo si se publicita con una rebaja del 70 % que del 20 %.

3. Comprobar las direcciones

Antes de comprar por internet es importante comprobar siempre la URL, es decir, la dirección del portal web a través del cual se está realizando la compra o que se trate de una aplicación oficial, si se adquiere un bien o servicio con el móvil. Para más seguridad, se puede comprobar la dirección física del vendedor.

4. Tarjetas seguras para la compra online

Para el uso de compras por internet, emplear tarjetas de uso exclusivo. Ya sean de prepago, crédito, Paypal u otros sistemas como Bizum. En la medida de lo posible, evitar realizar transferencias bancarias si el vendedor no inspira confianza, ver si existen quejas de otros consumidores. Otra recomendación es no usar cualquier red WIFI, las de acceso público o gratuitas no son seguras y los ciberdelincuentes pueden hacerse con el número de tarjetas de crédito, contraseñas o datos bancarios, es mejor esperar y usar la wifi de casa o la red móvil del teléfono.

5. Invertir en productos más caros

Los grandes descuentos en los precios que los comercios realizan durante el Black Friday son una oportunidad para invertir en aquellos productos más costosos, por ejemplo los electrónicos o complementos de moda como bolsos o calzado. También es una buena ocasión de adelantar la compra de los regalos de Navidad, cuya adquisición puede complicarse este año por los problemas globales en la cadena de suministros.

El atasco del comercio mundial amenaza la campaña de Navidad

6. Devoluciones online

En compras por internet, se dispone por ley de 14 días para arrepentirse y devolver el producto sin argumentación previa, siempre y cuando no haya sido abierto o modificado. En algunos casos, el vendedor cobra los gastos de envío.

7. Más baratos, pero no de peor calidad

Los productos rebajados tienen que tener la misma calidad. La ley no permite la venta de saldos o artículos con tara como rebajados. Si no estás satisfecho en una tienda física, tienen que darte una hoja de reclamaciones. Debes rellenar tres copias: una para ti, otra para el comercio y una tercera que deberás presentar en la Oficina de Consumo.

8. Guardar el comprobante de compra

Conservar siempre el tique de compra o recibo para posibles devoluciones o reclamaciones futuras. En caso de abrir el producto sólo se podrá cambiar por otro idéntico. Atención a las condiciones especiales que pueden estar en vigor durante las campañas promocionales (no aceptar pago con tarjeta, cambiar su política de devoluciones). Las tiendas pueden fijarlas en periodos de rebajas pero deben anunciarlo de forma clara y visible.

9. Las garantías, siempre las mismas

Aunque haya grandes descuentos, las garantías son las mismas de siempre. En caso de comprar un producto defectuoso de fábrica, el comercio está obligado a la devolución del importe. Es el único caso en el que las tiendas tienen que devolver el dinero. En general, si te equivocas de talla o modelo no tienes derecho al reembolso. Conviene comprobar la política de cambios y devoluciones del comercio, antes de comprar.

10. Etiquetado original

Junto al precio rebajado debe aparecer siempre etiquetado el precio original, el porcentaje de la rebaja efectuada o ambas cosas, tanto en grandes almacenes como en comercios online

La OCU advierte de las opiniones falsas en la venta por internet

Este decalogo de consejos para el Black Friday se resume en la recomendación de pensar antes de comprar, hacerlo en sitios de confianza y no renunciar nunca a nuestros derechos como consumidores.

Publicidad