BNP Paribas anuncia el cierre del 10% de sus sucursales francesas

La instalación de la banca digital supone que cada vez más bancos se vean obligados a cerrar parte de sus sucursales ante el nuevo modelo de negocio. La banca francesa BNP Paribas ha sido la última en sumarse y ha anunciado este lunes un plan estratégico que conllevará el cierre 50 sucursales en el país galo cada año hasta 2020.

En total unas 200 sucursales y unos 1964 cajeros dejarán de operar en los próximo tres años, el 10% de la red francesas. Además, el banco ya ha retirado 236 ventanillas desde 2012. Según una fuente interna citada por Le Monde, el nuevo plan provocará reducciones de plantilla de entre el 2% y el 4% por año hasta 2020.

Aumento de la inversión digital

Mientras que la entidad reducirá los cajeros físicos, aumentará la inversión digital, que llegará a los tres millones en 2020, con los que pretende conquistar 600.000 nuevos clientes. Además, según el diario parisino, casi 600 millones se destinará a la banca al por menor en Francia.

Entre los años 2011 y 2015 el número de sucursales en Francia ha disminuido un 2,25% frente a la media del 15% en la Unión Europea, según el BCE. No obstante, el ritmo se ha acelerado. El anuncio de BNP se produce pocas semanas después de que el grupo BPCE mutua, que comunicó la reducción de un 5% de sus oficinas para 2020 -400 de sus 8.000 agencias-.

Asunto sensible en materia laboral

Société Générale es el primer banco que emprendió una política de optimización de sucursales para apostar por el plano digital. A finales de 2015 anuncio recortar 400 de sus 2.221 sucursales hasta 2020.

Si embargo, se trata de un tema sensible en materia laboral, ya que estos cierres conllevan reducciones de plantilla. La filial de Crédit Agricole S.A, LCL, también inició el año pasado un plan para el cierre de 250 oficinas, lo que supone la eliminación de entre 750 y 850 puestos de trabajo.

Unos 30.000 puestos de trabajo podrían desaparecer, según Fuerza Obrera

“Tenemos una responsabilidad de gestión, animación y desarrollo de los territorios, pero también hay que adaptarse a la pérdida de población registrada en algunos departamentos”, indicó a Le Monde Nicolas Thery, Presidente de la Confederación bancaria hace un mes en relación a la apuesta digital.

La ola digital puede resentir uno de los grandes proveedores de empleo en Francia. Según el sindicato Fuerza Obrera, unos 30.000 puestos de trabajo podrían estar bajo la amenaza de desaparecer.