Inicio Economía Bruselas sugiere que los países avalen los cupones por vuelos cancelados para...

Bruselas sugiere que los países avalen los cupones por vuelos cancelados para que sean más atractivos

Avión. – PIXABAY – Archivo

 

Sigue en directo la última hora sobre el coronavirus en España y en el mundo

La Agencia europea de Seguridad aérea presentará en ‘semanas’ protocolos de seguridad y salud

BRUSELAS, 13 May. (EUROPA PRESS) –

La Comisión Europea ha publicado este miércoles una serie de recomendaciones con el objetivo de hacer «más atractivos» los vales que las compañías aéreas ofrecen a sus clientes para compensar la cancelación de vuelos por la pandemia, y entre ellas sugiere la posibilidad de que los gobiernos pongan en marcha esquemas de avales públicos que garantice su desembolso en casos de insolvencia.

La legislación europea permite a las aerolíneas en caso de cancelación de vuelos ofrecer a los consumidores afectados vales para la compra de futuros viajes en lugar de la devolución de dinero, pero esta opción es voluntaria debe ser aceptada por los afectados, que en cualquier caso siempre podrán exigir el reembolso en efectivo

«Hacer más atractivos los cupones como alternativa al desembolso de dinero incrementaría su aceptación por parte de pasajeros y viajeros. Esto ayudaría a aliviar los problemas de liquidez de compañías aéreas y en última instancia conduciría a una mejor protección de los intereses de los pasajeros», explican las autoridades comunitarias en el documento.

La vicepresidenta comunitaria responsable de Competencia, Margrethe Vestager, ha incidido en la «enorme presión» a la que está sometida la industria que depende del turismo, como hoteles y aerolíneas, que ahora deben reembolsar miles de cancelaciones.

«Los consumidores europeos tienen derecho a un reembolso en efectivo y punto», ha dicho la política danesa, para pedir después, sin embargo, que esos cupones sean más atractivos para que los consumidores «los acepten».

«Se trata de dar una opción para mejorar la temporada para muchos europeos cuya vida depende del turismo y también para quienes quieren viajar, pero solo funcionará si cada uno de nosotros hace su parte», ha advertido la vicepresidenta.

Por ejemplo, Bruselas señala que los Estados miembros «deberían considerar activamente el establecimiento de esquemas de garantías para cupones con el objetivo de asegurar que en casos de insolvencia del emisor de los vales, los pasajeros o viajeros sean reembolsados».

La Comisión Europea remarca que estas ayudas públicas supondrían una «ventaja» para los operadores beneficiarios en la medida en la que mejoraría su posición de liquidez. En consecuencia, debería ser aprobada por los servicios europeos de Competencia. Sin embargo, Bruselas garantiza que aceptaría avales públicos que cubran el 100% del valor de los cupones.

Con respecto a las propias características de estos vales, el Ejecutivo europeo plantean que tengan un periodo mínimo de validez de doce meses. Además, su valor debería ser reembolsado a los afectados como muy tarde 14 días después de que expire dicho plazo si el cupón no ha sido todavía utilizado.

También propone que las aerolíneas concedan a los pasajeros vales con un valor superior a la reserva original, por ejemplo a través de una suma adicional o con un servicio nuevo que antes no estaba incluido.

MEDIDAS EN LOS TRANSPORTES

Esta recomendación forma parte de un paquete más amplio de orientaciones que Bruselas traslada este miércoles a los Estados miembro y a la industria para tratar de coordinar una reapertura gradual de las fronteras interiores que permita relanzar el turismo ya este verano.

El Ejecutivo comunitario, que no tiene competencias en materia de salud y gestión de fronteras, apuesta por una salida progresiva y coordinada del cierre de fronteras y recuerda a las capitales que es fundamental ofrecer información en tiempo real a los turistas para recuperar su confianza y vuelvan a viajar este verano y más adelante.

En este sentido, defiende el uso de aplicaciones móviles que ayuden a rastrear la propagación del coronavirus y asegurar su interoperabilidad en toda la UE para que los europeos que viajan puedan ser alertados del riesgo de contagio durante su viaje. El rastreo a través de estas aplicaciones ha de ser «voluntario y transparente», seguro y usar datos anónimos.

Además, advierte de que si los operadores de transporte o su personal deben ser responsables de asegurar que se cumplan las normas de distancia social o impedir el viaje a un usuario que se niega a llevar mascarilla será necesario que se defina claramente el marco legal para hacerlo.

Entretanto, la Comisión apuesta por protocolos sanitarios y medidas de seguridad coordinadas para limitar el riesgo de contagio en los transportes, en donde pide que de manera general pasajeros y trabajadores lleven mascarilla sobre todo donde no se puede garantizar la distancia social y que se aumenten las frecuencias para reducir la concentración de pasajeros.

Para las aerolíneas, Bruselas adelanta que la Agencia Europea de Seguridad Aérea y las autoridades competentes trabajan con el Centro Europeo de Prevención de Enfermedades para presentar «en las próximas semanas» directrices específicas a nivel técnico y operacional para ayudar al sector con las nuevas medidas.

Entre los ejemplos que espera que queden detallados en el protocolo de salud y seguridad para el sector de la aviación, la Comisión enumera en su comunicación limitar la interacción abordo, «explorar la asignación más adecuada de asientos en función de las limitaciones técnicas», dar prioridad al uso de documentos y métodos de pago digitales y evitar la concentración de pasajeros, pero no menciona la supresión de asientos para garantizar la distancia física entre pasajeros.