Inicio Economía Caixabank-Bankia: Fainé se rascará el bolsillo para saciar a Calviño

Caixabank-Bankia: Fainé se rascará el bolsillo para saciar a Calviño

Barcelona, 17 de septiembre de 2020 (04:55 CET)

Los consejos de administración de Caixabank y Bankia aprobarán este jueves la fusión de ambas entidades después de que sus accionistas de control pulieran este miércoles los flecos que les separaban. Como se preveía, la ecuación de canje de acciones entre los dos bancos, o lo que es lo mismo, el precio de la operación, ha sido el punto más delicado, pero La Caixa y el FROB lo han superado con una fórmula que satisface las ansias de ambos.

Isidro Fainé y Nadia Calviño se reunieron este miércoles para cerrar los detalles de la operación a nivel de gobernanza. Básicamente, la ecuación de canje y el peso de los dos principales accionistas en el consejo de administración. La Caixa, que tiene el 40% de Caixabank, quiere retener al menos un 30%, mientras que el Estado, que controla el 60% de Bankia a través del FROB, se propuso superar el 15% y pedía una prima del 20%, lo que a priori no era compatible.

En las fusiones entre dos cotizadas, suele fijarse la ecuación de canje en función de la cotización en bolsa, pero el algunos casos, una de las empresas puede tener que pagar una prima a la otra. En esta ocasión, el Estado pidió una prima a Caixabank por entregarle Bankia, consciente de que la diferencia de tamaño entre ambas entidades llevaba irremediablemente a que La Caixa tuviera el control del futuro mayor banco de España.

Además, al tratarse de una entidad bajo control público, que se perderá, y con una importante deuda con el país por las ayudas recibidas que nunca se retornarán, el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos se sintió fuerte para pedir un premio a La Caixa. No hay que olvidar, y eso también cuenta en estas operaciones, que fue Fainé quien se acercó a Bankia y convenció a la vicepresidenta para llevar la fusión a buen puerto.

La Caixa tendrá ganar algo de peso en Caixabank para mantener el 30% tras la fusión con Bankia

El Estado pidió a La Caixa una prima del 20%, que, con la cotización en la mano, impedía al grupo catalán mantener al menos el 30% de Caixabank, como se propuso por cuestiones fiscales. No obstante, ambas partes han encontrado la fórmula para encajar sus intereses y sellar la fusión con un win-win: Criteria con su 30% y el FROB con algo más del 15%.

Para ello, Fainé tendrá que rascarse el bolsillo. Como con la ecuación de canje pactada no llegaría a ese 30% anhelado, La Caixa tendrá que incrementar su participación en Caixabank antes de que se haga efectiva la fusión, en al menos un 1%, lo que supondría una inversión de algo más de 120 millones de euros.

Criteria no tendrá problema para afrontar esta inversión. El holding de La Caixa, que también preside Fainé, conserva todavía parte del dinero de la venta de Abertis y además, pese a que 2020 está siendo un año desastroso, los dividendos de su banco en los últimos años han sido especialmente generosos.

El Estado tendrá dos consejeros en Caixabank

Otro de los acuerdos a los que han llegado la vicepresidenta económica de Pedro Sánchez y el presidente de La Caixa es la composición del consejo de administración de la entidad fusionada, que mantendrá la marca Caixabank. Según adelantó El Confidencial, tendrá 15 miembros, de los que siete serán dominicales y el resto, o ejecutivos, como Gonzalo Gortázar, o independientes.

Criteria tendrá cinco de los dominicales mientras que el FROB contará con dos consejeros, algo novedoso porque no los tiene en Bankia. En la entidad fruto de la fusión de Caja Madrid y Bancaja entre otras, todos los consejeros son independientes y el único que representa al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria es el presidente, José Ignacio Goirigolzarri.

Fainé y Calviño han llevado personalmente las conversaciones para pactar los grandes aspectos de la fusión, pero son directamente los directivos de Caixabank y Bankia los que ya trabajan en los aspectos más técnicos, liderados por Gortázar y Goirigolzarri. Jordi Gual, actual presidente de Caixabank, y José Sevilla, consejero delegado de Bankia, que serán los grandes damnificados de la fusión por absorción, han quedado en un segundo plano.

Los consejos de Caixabank y Bankia aprobarán la fusión y convocarán junta extraordinaria para la segunda quincena de octubre

Sin embargo, el trabajo más duro empieza ahora. La aprobación de la fusión por parte de los consejos de administración supondrá dar luz verde a la negociación y encaje de los aspectos técnicos. Mientras tanto, serán las juntas de accionistas de Caixabank y Bankia las que tendrán que dar el beneplácito a la fusión, algo para lo que no se prevé que haya contratiempos.

Es el consejo el que tiene que convocar la junta extraordinaria con, al menos, un mes de antelación, por lo que, si se convoca este jueves, se podría celebrar antes de finales de octubre. Si lo hace con posterioridad, podría demorarse a principios de noviembre, aunque Fainé tiene prisa y quiere dejarlo todo cerrado antes de que termine el año.