Inicio Economía CaixaBank rebaja el ERE a 7.791 empleados, 500 menos

CaixaBank rebaja el ERE a 7.791 empleados, 500 menos




La dirección de CaixaBank ha rebajado el alcance del ERE que el banco quiere llevar a cabo en España, de los 8.291 empleados iniciales a un total de 7.791, lo que supone 500 menos que en su primera propuesta, y ha prometido además recolocar al 100 % de los empleados afectados, han asegurado fuentes del banco a RTVE.

En la reunión que se está celebrando este martes en Barcelona la dirección del banco también ha propuesto reubicar a 500 de los afectados en empresas filiales, un importante porcentaje de ellos en CaixaBank Tech, la filial tecnológica que gestiona la infraestructura de IT de la entidad y desarrolla proyectos relacionados con la transformación digital.

En cuanto al resto de empleados afectados por la reducción de plantilla, CaixaBank ha trasladado a los sindicatos que está ultimando un amplio plan de recolocación, con un paquete de medidas pionero con las que la entidad se compromete a conseguir un empleo estable al 100 % de los empleados que abandonen su puesto y quieran reincoporarse el mercado laboral.

Salidas voluntarias del banco

Estas son las principales novedades del encuentro, en el que los sindicatos del banco se han mostrado unidos en contra de la propuesta inicial del banco, han reclamado que todas las salidas sean voluntarias y han exigido mejorar las condiciones de indemnización, entre otras peticiones.

CaixaBank presentará el detalle del plan a la representación sindical en la próxima reunión. Uno de los escollos de la negociación es la intención del banco de que los menores de 50 años deban copar el 50 % de las adhesiones al ERE, algo a lo que se oponen los sindicatos. La dirección quiere que la mitad de las bajas previstas se cubran así, para evitar concentrar las salidas entre el personal de más edad.  

La entidad justifica el Expediente de Regulación de Empleo por «motivos productivos y organizativos, dadas las duplicidades y sinergias derivadas de la fusión y las circunstancias actuales de mercado». El banco pretende que «la voluntariedad sea el criterio preferente de adscripción al proceso», que afecta a todas las unidades.