China y EE.UU. anuncian un acuerdo que podría alterar el comercio mundial

China abrirá finalmente sus fronteras a la carne de Estados Unidos mientras que las aves de corral cocinadas del gigante asiático están cada vez más cerca de venderse en los supermercados estadounidenses como parte de un acuerdo comercial entre ambas potencias mundiales.

El secretario de Comercio de EE.UU., Wilbur Ross, anunció este jueves los primeros logros del plan de acción de cien días con China, que supone un avance significativo hacia el impulso de las exportaciones estadounidenses y el cierre de la brecha comercial de EE.UU. con la segunda economía más grande del mundo.

Wilbur Ross

Es más de lo que se ha hecho en toda la historia de las relaciones entre ambos países en materia de comercio”

EE.UU. también permitirá a las compañías estadounidenses enviar gas natural licuado a China como parte del acuerdo bilateral alcanzado tras la reunión del presidente Donald Trump con su homólogo chino, Xi Jinping, el a pasado abril en la Casa Blanca. El trato rompe una serie de barreras que durante mucho tiempo habían obstaculizado el desarrollo de empresas estadounidenses en China de varios sectores, desde la agricultura al energético o de finanzas.

Ross avanzó que el trato incluye también acuerdos en materia de químicos y servicios financieros. Ross lo calificó de un “un grandioso logro” forjado en un tiempo récord.

El presidente Donald Trump con su homólogo chino, Xi Jinping, en Florida en abril El presidente Donald Trump con su homólogo chino, Xi Jinping, en Florida en abril (AFP)

“Esto es más de lo que se ha hecho en toda la historia de las relaciones entre Estados Unidos y China en materia de comercio”, dijo Ross a periodistas el jueves por la noche en la Casa Blanca. “Normalmente los acuerdos comerciales se cierram en varios años, no decenas de días”.

En una conferencia telefónica con periodistas, Ross aseguró que “no se trata solo de acuerdos comerciales sino de mejorar la capacidad de las empresas y productos estadounidenses de competir en el mercado chino”, y adelantó que Washington espera que facilite a su vez las inversiones de China en EE.UU.

Zhu Guangyao

La colaboración económica entre las dos partes “no podría estar más cerca”

En Pekín, el viceministro de Finanzas, Zhu Guangyao, aseguró a los periodistas que los primeros resultados del acuerdo mostraron que la colaboración económica entre las dos partes “no podría estar más cerca”.

Pero mientras el acuerdo tumba muchas de las barreras comerciales de las que las compañías norteamericanas se han quejado desde hace tiempo, queda por ver hasta qué permitirá China más exportaciones estadounidenses. Las administraciones anteriores elogiaron acuerdos de apertura del mercado sólo para decepcionarse después.

El nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos podría ayudar a alimentar el creciente apetito de China por la carne de vacuno El nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos podría ayudar a alimentar el creciente apetito de China por la carne de vacuno (AP)

Durante toda la campaña electoral para las presidenciales estadounidenses, Trump acusó frontalmente a Pekín de manipular su divisa para obtener beneficios comerciales y criticó el elevado déficit de EE.UU. en el intercambio con China como reflejo de esa intervención económica interesada, y causa de la pérdida de millones de empleos en fábricas estadounidenses. Tras llegar al Gobierno, Trump ha moderado levemente la retórica, pero ha mantenido sus llamados a China a cumplir con unas reglas de juego “justas y equilibradas”.

Según el acuerdo, EE.UU. daría la bienvenida a las compañías chinas que negocian acuerdos para comprar gas natural licuado producido en EE.UU.El Departamento de Energía ya autorizó el envío de 19.200 millones de pies cúbicos por día de gas natural a China y otros países interesados, dijo el Departamento de Comercio.

Trump acusó frontalmente a Pekín de manipular su divisa para obtener beneficios comerciales

Un gran número de compañías estadounidenses está buscando permisos para construir instalaciones para procesar gas licuado, lo que permitiría a Estados Unidos convertirse en un exportador neto de gas, algo que no existe desde los años cincuenta.

China, por su parte, está intentando recurrir al gas natural como una forma de reducir su dependencia del carbón y combatir la contaminación atmosférica extensa en el país. La medida permitiría a China diversificar su oferta y proporcionar un mercado significativo para los proveedores estadounidenses, aunque la expansión podría aumentar los precios para los consumidores estadounidenses.

Un puesto de venta de pollos en China Un puesto de venta de pollos en China (AP)

El acuerdo también suavizará las restricciones a la importación de productos agrícolas, incluyendo la eliminación de la prohibición de exportación de carne de vacuno estadounidense a China, que se impuso en 2003 después de un caso de enfermedad de las vacas locas. Las administraciones de Bush y Obama han intentado eliminarla durante años.

A cambio, Estados Unidos permitiría la venta de aves de corral cocinadas – una medida que Ross dijo que podría hacerse de manera segura. “No tenemos la intención de poner en peligro la salud o la seguridad de nadie en los EE.UU.”, aseguró.

Wilbur Ross

No tenemos la intención de poner en peligro la salud o la seguridad de nadie en los EE.UU.”

El acuerdo también racionalizaría la evaluación de las solicitudes pendientes de los productos de biotecnología de EE.UU.; allana el camino para permitir que los proveedores estadounidenses de servicios de pago electrónico inicien los procesos de concesión de licencias en China y facilita la entrada de bancos chinos en el mercado bancario de EE.UU., entre otras medidas.

El acuerdo surgió de las negociaciones que ambos países acordaron iniciar después de la reunión de Trump en su estado de Mar-a-Lago con el presidente chino. Las áreas tratadas en el acuerdo inicial representan las oportunidades de exportación que las compañías estadounidenses han buscado durante mucho tiempo.

El viceministro de Finanzas de China, Zhu Guangyao, y viceministro de Comercio, Yu Jianhua (derecha) El viceministro de Finanzas de China, Zhu Guangyao, y viceministro de Comercio, Yu Jianhua (derecha) (AP)

El déficit comercial de EE.UU. en bienes y servicios con China ascendió a 310.000 millones de dólares el año pasado, lo que constituye el mayor desequilibrio con cualquier país. El déficit con China representó alrededor del 60% del déficit total del país el año pasado, de 500.600 millones.

De cara al futuro, ambas partes acordaron ahondar las relaciones bilaterales con un plan de un año, una vez que se celebre el Diálogo Económico Integral que tendrá lugar en Washington el próximo verano.

Ambas partes acordaron ahondar las relaciones bilaterales con un plan de un año

Loading...