¿Cómo afectará el Brexit al turismo en España?

La salida de Reino Unido de la UE ha caído como una losa en los mercados mundiales. El pasado viernes 24 de mayo se vivió una jornada sin precedentes en las bolsas, tanto fue así que el Ibex 35 sufrió las mayores pérdidas de su historia -un 12,5%- lastrado por lo que muchos califican de catástrofe para la economía comunitaria.

De hecho, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha cifrado la salida del Reino Unido de la Unión en una pérdida de medio punto del PIB de la Eurozona en los próximos tres años, lo que pone en un brete a la recuperación en ciernes. Una recuperación que en el caso de España ha venido espoleada por la mejora del turismo, nuestro sector estrella, el cual se ha visto muy beneficiado por los turistas extranjeros y su desembolso en el país. Entre ellos, los británicos destacan especialmente, por lo que el Brexit va a tener consecuencias en nuestra economía que pueden ir más allá de los vaticinios de Draghi.

Y es que el resultado de esta votación para salir de la UE impactará de lleno en el turismo español, ya que España es uno de los destinos preferidos de los británicos para pasar sus vacaciones -incluso su vejez-. Sin ir más lejos, el pasado año España fue el primer destino turístico de los británicos que pasaron las vacaciones fuera de sus fronteras. En concreto, uno de cada cuatro se desplazó hasta nuestro país, según datos de Turespaña.

Esto se traduce en unas cifras de 15,7 millones de ciudadanos de Reino Unido que pasaron por España el pasado año, los cuales se dejaron más de 14.000 millones de euros, con un gasto medio por persona de 895 euros. Pero es que 2016 va camino de mejorarlas, ya que en el primer trimestre el turismo británico creció en un 20%. Además, son de los que más repiten la experiencia de viaje ‘made in Spain’. Por ello, el resultado del referéndum pone en un brete al turismo español.

Y no por el hecho en sí de que dentro de dos años no puedan viajar de la manera tan sencilla que lo hacen ahora por Europa -que lo harán porque al final se firmarán acuerdos para que así sea-, sino porque el nivel adquisitivo de los ingleses va a bajar sí o sí en los próximos años. De hecho, ya lo está haciendo. La caída de la libra y el retroceso que se espera que sufra su economía hará que estos turistas que ahora son de gama alta pasen a ser del área low cost.

Menos dinero para gastar=menos ingresos para el turismo

Como señalábamos al principio, el mercado se ha tomado muy mal el Brexit. Si el de acciones ha caído en picado, el de divisas no se ha quedado atrás. Es más, la libra está en niveles de los años 80. El viernes, tras conocerse los resultados de las votaciones, la divisa británica perdió un 10% de su valor, hasta caer a 1,30 dólares.

¿Esto que significa? Pues que el poder adquisitivo de los ciudadanos británicos es menor, ya que su dinero vale menos. Por lo tanto, disponen de menos para gastar que antes del referéndum y eso impactará en el turismo español, ya que los que vengan a nuestras tierras no tendrán tanto cash como antaño, al menos de momento.

Y a eso hay que sumarle que nuestros productos y servicios serán más caros para ellos, con lo que el retroceso está asegurado. Por ahora es imposible predecir una cifra de impacto que se pueda ajustar a la realidad, si bien algunos medios han señalado que se podrían gastar una media de 200 euros menos.

Si bien muchos touroperadores han avisado de que la ventaja de estos turistas respecto a otros es que cierran con mucha antelación sus vacaciones, por lo que en muchos casos las reservas estaban hechas antes de las votaciones. Por lo tanto, este año el impacto en cuanto a llegadas no será tan palpable este año, si bien el gasto es muy probable que se resienta.

¿Y el PIB?

Es evidente que si los ingresos turísticos caen, el PIB, es decir, el crecimiento del país, se resienta, y muchos ya lo están alertando. Según el Centro de Predicción Económica (Ceprede) la factura de la salida de Reino Unido de la UE podría estar entre el 0,3% y el 0,6% del PIB, precisamente por la reducción de ingresos procedentes de bienes y servicios.

Otros expertos también lo cifran en alrededor de medio punto porcentual del producto interior bruto, si bien la Asociación Española Bancaria (AEB) cree que no tendrá impacto alguno, una visión desde luego altamente optimista, puesto que el turismo internacional supone el 6% de nuestro PIB, del que el 1,3% procede de los viajeros británicos.

Aunque la agencia de calificación Standard & Poor’s señaló en un informe antes de las votaciones que España es el octavo país europeo con más exposición a la economía británica -lo que significa que a otros les irá peor-, es inevitable que el Brexit tenga sus consecuencias, pues nuestro país se ha convertido en algo más que un destino vacacional para los habitantes de las islas.

Porque se mire por donde se mire, a los ingleses les gusta España. Y de ello nos estamos valiendo para crecer. Prueba de ello es que la Comunidad Valenciana fue la que registró un mayor aumento de la llegada de turistas entre enero y mayo precisamente gracias a los británicos. De los 2,6 millones de visitantes extranjeros que tuvo, más del 34% procedía de Gran Bretaña. Y aunque para este año se espera que las cifras no decaigan, habrá que ver en los venideros, cuando el divorcio con Europa sea 100% efectivo.

Loading...