El Banco de España considera que la tensión en Catalunya amenaza la economía

“Las tensiones políticas” en Catalunya amenazan la economía, ha advertido este jueves el Banco de España al actualizar las nuevas proyecciones hasta el 2019. A su juicio, la cuestión catalana supone un factor de riesgo interno y “podría afectar eventualmente a la confianza de los agentes y a sus decisiones de gasto y condiciones de financiación”.

Fuentes del organismo que dirige Luis María Linde admiten, en todo caso, que hasta ahora no han detectado “ningún impacto negativo” ni a través de la información coyuntural disponible (básicamente hasta julio) ni en los mercados financieros. Y precisan que el escenario central sobre las previsiones macroeconómicas que han presentado este jueves “no incorpora” la situación en Catalunya.

Mantiene previsiones

El supervisor mantiene intactas las previsiones de crecimiento entre el 2017 y el 2019 publicadas en junio, con avances del PIB del 3,1%, 2,5% y 2,2% respectivamente. Además, avanzan que en el tercer trimestre la economía crecerá al 0,8%, lo que supone una “ligera desaceleración” (de una décima) con respecto al trimestre anterior.

El Banco de España explica que se desvanecen “gradualmente” los efectos positivos: se han adoptado ya buena parte de las decisiones de gasto de las familias y empresas aplazadas durante la crisis, se elevan los precios del petróleo y el cambio de la política presupuestaria pasa de expansiva a neutral. Además remarca el “impacto negativo” en la actividad económica y en la inflación de la apreciación del euro frente al dólar. El crecimiento sufre se modera, según el Banco de España, en particular por la desaceleración consumo privado mientras que las exportaciones se irán reduciendo.

Apunta a riesgos externos

El Banco de España espera que la tasa de paro, en parte impulsada por “una cierta reducción” de la población activa por el envejecimiento, registrará descenso continuados que llevaría a cerrar el 2019 con una tasa de paro por debajo del 13%.

Aparte de Catalunya, el supervisor señala elementos de riesgos externos como “focos de riesgo geopolítico” que pueden llegar a suponer una amenaza para la recuperación de la economía global, junto a las incertidumbres acerca del Brexit y de las políticas econó́micas en algunas economías avanzadas, como es el caso de las dudas en torno al curso futuro de la polí́tica fiscal estadounidense.

Loading...