El BCE prevé que el déficit de España bajará del 3% antes de que finalice 2018

Publicado 28/12/2017 13:33:05CET

FRÁNCFORT, 28 Dic. (EUROPA PRESS) –

El Banco Central Europeo (BCE) considera que los proyectos de planes presupuestarios de hasta seis países –Estonia, Irlanda, Chipre, Malta, Eslovaquia, y España, que está sometido al componente corrector– solo cumplen “en líneas generales” las exigencias del Pacto de Estabilidad Presupuestaria (PEC) de Bruselas, aunque prevé que España reducirá su déficit global por debajo del valor de referencia del 3% del Producto Interior Bruto (PIB) antes de que finalice 2018.

Según se desprende del boletín económico mensual elaborado por el BCE, se estima que España, que permanece bajo el brazo corrector de la UE desde 2010 y que presentó un proyecto que no contemplaba modificaciones de las políticas este año, logrará reducir su déficit por debajo del 3% del PIB antes de que finalice el plazo fijado en el procedimiento de déficit excesivo (PDE), en 2018, debido a la acumulación de esfuerzos insuficientes de ajuste estructural en relación con los compromisos adquiridos en el marco del PEC.

Asimismo, sobre la base de las previsiones económicas de otoño de 2017, solamente seis de los 18 proyectos planes presupuestarios cumplen “plenamente” el PEC: Alemania, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Países Bajos y Finlandia. No obstante, los planes de otros seis Estados miembros plantean “riesgo de incumplimiento”. Esta conclusión se refiere a los de Francia, Bélgica, Italia, Austria, Portugal y Eslovenia.

Con todo, el BCE pone de manifiesto la pérdida de eficacia de las evaluaciones de los proyectos de planes presupuestarios. “El objetivo de estos proyectos, que se introdujo como respuesta a la crisis, era proporcionar un medio para identificar y evitar posibles alejamientos de unas políticas fiscales saneadas en una fase temprana del proceso presupuestario”, explica el documento.

Sin embargo, la Comisión ha enviado cartas a los países que prevén notables deficiencias en el cumplimiento de las exigencias del PEC instándoles a que tomen medidas adicionales y, en 2014, incluso, algunos países se comprometieron públicamente a tomar medidas. En cambio, en el contexto actual, ninguno de los países que no tienen previsto realizar los esfuerzos fiscales exigidos en 2018 ha respondido adoptando medidas adicionales.

Este año, en la declaración sobre proyectos de planes presupuestarios para 2018, el Eurogrupo “solo invita a los países en cuestión a considerar en el momento oportuno las medidas necesarias para abordar los riesgos identificados con el fin de garantizar que los presupuestos del próximo ejercicio cumplan con las disposiciones del PEC”.

Además, el BCE indica que desde que se estableció la evaluación de los planes presupuestarios, la proporción de países que han presentado proyectos que cumplen el PEC “no ha variado y se ha mantenido en alrededor de una tercera parte, pese a la mejora de las condiciones económicas”. Desde que comenzó a efectuarse el ejercicio de evaluación en otoño de 2013, únicamente los planes de Alemania y de los Países Bajos han sido evaluados positivamente todos los años.

RECUPERAR LA EFICACIA

“Es esencial que el ejercicio de evaluación de los proyectos de planes presupuestarios recupere su eficacia”, asevera el BCE, ya que en general resulta complicado valorar hasta qué punto esta herramienta ha animado a los países a incluir medidas adicionales en sus presupuestos definitivos.

“Los gobiernos pueden adoptar tales medidas en la fase final de elaboración de los presupuestos o durante su aplicación a lo largo del año sin vincularlas específicamente a los resultados del ejercicio de evaluación”, explica el instituto emisor, al tiempo que manifiesta que la valoración de si los países han cumplido el PEC un año determinado se basa en la ejecución presupuestaria y se realiza unos 18 meses o más después del inicio de la evaluación de los proyectos de planes presupuestarios.

En este sentido, la institución presidida por Mario Draghi sostiene que, para entonces, los cambios en las estimaciones sobre la posición de un país en el ciclo económico, así como las modificaciones de las normas, pueden dar como resultado una evaluación más favorable del cumplimiento con el PEC.

Así, cree que una forma de mejorar el cumplimiento del Pacto por parte de los países es solicitar la presentación de planes actualizados en todos los casos en los que se prevean desviaciones significativas con respecto a las exigencias. “Mejorar el funcionamiento de este ejercicio de evaluación de los proyectos de planes presupuestarios es importante para poder abordar los desequilibrios presupuestarios en tiempos de bonanza económica y disponer de mayor margen de maniobra fiscal en futuras crisis”, asevera.

Loading...