El Consorci de la Zona Franca ve el consenso como llave para sobrevivir otros cien años

“Nunca ha parado, siempre ha existido y siempre ha generado riqueza”. Jordi Cornet, delegado especial del Estado en el Consorci de la Zona Franca de Barcelona, resumía los cien años de existencia de la entidad, que ha sobrevivido a conflictos, crisis y cambios políticos gracias a decisiones siempre consensuadas con los entes locales y gubernamentales.

Un centenario que llega con excelente salud: cerró 2016 con un beneficio de 8,3 millones de euros, el 85% más, adelantó Cornet. Ganancias que “dan la vuelta” a la situación de hace cinco años, cuando la crisis golpeaba las cuentas y las dejaba en rojo. Hoy, saneadas, apuntalan los objetivos de acompañar la internacionalización de pymes y emprendedores de la capital catalana, destacó en un dinar de la Cambra de Comerç celebrado este martes.

Entre pasado y futuro

Cornet ha aprovechado el vistazo al pasado para sentar las bases del futuro. La apuesta pasa, reiteró en más de una ocasión, por la economía 4.0. De muestra sirven el eDelivery y Inmotecnia Rent, las reinvenciones de los tradicionales SIL y Barcelona Meeting Point lanzados este año. “Cada vez el comercio electrónico es más importante”, argumenta.

Al margen de lo electrónico, el trabajo no frena: el Consorci seguirá invirtiendo en vivienda social; impulsará un espacio de coworking industrial con una inversión de 12 millones y naves de hasta 2.500 metros cuadrados; y mirará al exterior con inversiones en polígonos en Yigu (China) y el Canal de Suez (Egipto) para que operen pymes españolas, así como un crecimiento en Latinoamérica, “nuestro negocio natural”.

El consenso, clave del éxito

El centro de las inversiones son, siempre, la economía y Barcelona. “La ciudad es nuestro socio” y la tarea es “atender a los barceloneses”. En los últimos seis años se han aportado 264 millones a las arcas del Ayuntamiento, sostuvo Cornet. La fórmula de un centenario de “éxito”, resumió, es el “consenso” en el seno de un Consorcio participado por entes privados y públicos.

Una situación que contrapuso al desafío soberanista de la Generalitat con el referéndum del 1-O. El del Consorci es “un modelo de gestión a años luz del que se da a unos metros de aquí”, dijo en referencia al Palau de la Generalitat. Respecto a la fecha, en la que cree que “no pasará nada”, se mostró duro: “A la gente que incumple la ley los meten en prisión… A este (por Puigdemont) parece que no”.

Al margen del contexto político, llamó a seguir con la misma línea en el futuro. “Si seguimos así, el Consorci tendrá una larga vida y seguirá sirviendo a los barceloneses”, planteó. La tarea, como hasta ahora, es seguir “sirviendo a los otros, sumando consensos y multiplicando resultados”.

Cornet contrapone el modelo del Consorci al de la Generalitat

Loading...