El español gasta más en timbas que en libros, periódicos y educación

18

Las ponderaciones de los diversos productos y servicios revelan la intensidad en el uso de cada uno de ellos y se observan varias sorpresas. Dentro de la alimentación, por ejemplo, llama la atención que la mayor presencia la proporcionan los embutidos (un 1,71%), seguidos de frutas frescas y refrigeradas (1,57%), del pan (1,35%) y las legumbres y hortalizas frescas (1%); también que el consumo de carnes duplica el peso del gasto en pescados: un 4,49% frente al 2,39%.

Entre las carnes, los hogares españoles consumen por igual ave, porcino y vacuno, y en ningún caso llega al 1% del consumo total. Y entre los lácteos, el queso y el yogur duplican el desembolso hecho por la leche (1,24% frente a 0,74%), mientras que en leche desnatada se consume más del doble en valor que de entera, en unos hogares, los españoles, en los que el gasto en cigarrillos supera al de las prendas de vestir de los hombres. Bares y restaurantes absorben el 9,1% del gasto. Por término medio, en la electricidad y el gas las familias españolas consumen el 4,5% de la factura mensual, un 2% adicional en gastos de comunidad y un 2,8% en el pago del alquiler.

El gasto destinado a la adquisición de automóviles nuevos es del 2,85%, mientras que en su mantenimiento, computando talleres y carburante, se consume algo más del doble. En ocio y cultura, el mayor peso específico lo tienen los juegos de azar o timbas (1,3%), curiosamente con más presencia que todo el consumo en libros, sean de texto o no, periódicos y revistas, y también ligeramente por encima de todo el gasto en educación infantil, primaria, secundaria y universitara juntas. Más que en este último capítulo (educación) consumen los hogares en paquetes turísticos, entre los que gastan el doble en los internacionales que en los nacionales.

Cobran protagonismo los servicios de telefonía (se gasta el doble en móvil que en fijo), y más que en todos ellos y los terminales para suministrarlo, en servicios paquetizados de telefonía. Por último, dos curiosidades: en preservativos gastamos el 0,05% de la factura y en comisiones bancarias un 0,1%, y en servicios funerarios más que en residencias para mayores.