El FMI eleva el crecimiento de España para 2017 hasta el 3,1%

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha elevado su previsión de crecimiento para España hasta el 3,1% para este año, cinco décimas más desde el 2,6% previo. “Gracias a las reformas efectuadas, la economía se ha vuelto más competitiva, flexible y resistente”, argumenta.

El organismo internacional dirigido por Christine Lagarde ha presentado este martes en Madrid su análisis anual sobre la economía española. Pese a la mejora de las previsiones, recuerda que hay tareas pendientes. “Ahora que madura la recuperación –afirman-, ha llegado el momento de abordar las vulnerabilidades restantes relativas a la elevada deuda pública, de finalizar el ajuste postcrisis del sector bancario aún en curso”.

Asimismo, han puesto el acento en la necesidad de reducir el desempleo estructural y fomentar la productividad. Si no hay más reformas, advierten, “la economía seguirá siendo vulnerable a las turbulencias”. En este sentido, vuelve a reclamar una subida del IVA y que se acaben de implantar las reformas de las pensiones aprobadas en el 2011 y el 2013, e incentivos para alargar la vida laboral y fomentar los planes de pensiones privados.

Más reformas para no seguir “siendo vulnerable”

Además, el FMI ha lanzado su informe sobre el panorama del sector financiero, publicadas este martes y que se realiza cada cinco años. En él ha recomendado a los supervisores un análisis “minucioso” de la valoración de los activos inmobiliarios de los bancos. Dentro de su diagnóstico del sistema financiero español, el organismo internacional ha reclamado una “aceleración del saneamiento de los balances”, siguiendo las orientaciones del Banco Central Europeo sobre la reducción de la morosidad y la aplicación de las normas contables sobre provisiones.

Teniendo en cuenta el fuerte peso del ladrillo en los balances de las entidades bancarias, el FMI ha pedido además que el Banco de España pueda ampliar sus herramientas para prevenir futuros desequilibrios, que permitan fijar “límites a la ratio préstamo-valor de garantía y a la ratio de cobertura del servicio de la deuda”. Aunque considera que el sistema actual de resolución para los bancos de importancia sistémica –que se aplicó en la caída del Banco Popular– “está funcionando bien por ahora”, se muestra partidario de revisar la separación de “las responsabilidades preventivas y ejecutivas”.

Panorama de nuevas fusiones

Sin hacer referencia expresa a operaciones como la compra del Popular por parte del Santander, el informe del FMI califica de “avance positivo” las últimos movimientos de concentración que se han producido. En todo caso, insiste en que “hay margen” para nuevas fusiones, destinadas a fortalecer la rentabilidad de los bancos españoles.

Además, advierten de que “algunos bancos” necesitan “elevar aún más su capital regulatorio o sus reservas de capital para compensar la desaparición gradual de las exenciones regulatorias”, y estar preparados para la esperada reducción de la política monetaria expansiva del BCE.

Luis de Guindos, ministro de Economía, junto a Christine Lagarde, al frente del FMI, en su última visita a España, el pasado junio Luis de Guindos, ministro de Economía, junto a Christine Lagarde, al frente del FMI, en su última visita a España, el pasado junio (Jose Jordan / AFP)

En las conclusiones preliminares del Programa de Evaluación del Sector Financiero (PESF), señalan tres objetivos prioritarios a corto plazo: acabar con las debilidades persistentes y “los legados de la crisis”, prepararse para futuras turbulencias, así como fortalecer y modernizar el marco institucional.

En este último punto, destaca que los cambios sobre la gobernanza puestos en marcha por el gobierno español –selección de los miembros de los órganos de supervisión, creación de un órgano independiente de seguros y fondos de pensiones…- son positivos.

Loading...