El grupo chino Nanjing Inform ultima la compra de Mecalux

El grupo de almacenaje Mecalux, controlado por la familia Carrillo, está muy cerca de cambiar de manos por un importe cercano a los 400 millones de euros. La compraventa, que está siendo coordinada por el banco de inversión Rothschild, se cerrará previsiblemente en julio, según aseguraron ayer fuentes financieras. El grupo industrial chino Nanjing Inform Storage Equipment se perfila como el ganador en la puja, aunque falta cerrar la operación, que sería financiada en parte por el fondo de deuda KKR. Como alternativa, si Nanjin Inform no es capaz de ligar todos los cabos sueltos, está el fondo de capital Advent Internacional, que mantiene sus opciones de compra, aunque ahora mismo son remotas.

La venta de Mecalux, que cotizó en bolsa entre 1999 y 2010, podría no ser total, ya que la familia Carrillo contempla aún la posibilidad de mantener un porcentaje minoritario. El fundador, José Luis Carrillo, solo conserva a su lado a su hijo Javier. El resto de componentes de la segunda generación está por vender, una posición que comparten con Corporación Financiera Alba, Artá Capital y los otros fondos presentes en el capital: Cartera Rea y Bresla Investments. Los chinos optan, sin embargo, al 100%.

Las dos empresas son complementarias, pero está por ver si Nanjing es capaz de cerrar la financiación

Desde el punto de vista industrial, la operación es perfecta, de una gran complementariedad y potencial de desarrollo, ya que Mecalux, repuesta de la dura crisis de hace unos años, es fuerte en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, mientras que Nanjing está presente sobre todo en Asia. El problema puede estar en la financiación. Nanjing Inform no es muy grande. La compañía cotiza en la bolsa de Shanghai y tiene una capitalización bursátil de unos 590 millones de euros. El bocado de Mecalux podría ser demasiado grande para ella.

La compañía catalana, por su parte, es muy apetecible. Después de una dura travesía, está ahora mismo estabilizada, con un negocio diversificado y ventas de unos 600 millones de euros anuales, el 70% proveniente del exterior. Las pérdidas son historia y el beneficio bruto de explotación (ebitda) ronda los 50 millones.

Para Advent, un clásico en el sector de los fondos, la operación también sería muy atractiva ya que su porfolio de participadas en España, donde llegó en 1990, se reduce ahora mismo a la compañía de explosivos Maxam. Advent busca activamente nuevas empresas con potencial de crecimiento, pero en cada proceso en el que entra hay mucha competencia.

Loading...