El juez da 40 días a Unipost para encontrar comprador o irá a liquidación

Raúl García Orejudo, titular del juzgado mercantil 7 de Barcelona, ha dado a Unipost una última oportunidad para evitar la liquidación. En un auto fechado ayer, 9 de enero, el juez ha fijado un plazo de 40 días naturales para que la empresa lleve al juzgado “ofertas razonables para la adquisición de la unidad productiva” del operador postal. En caso de que no llegue ninguna oferta seria, se procederá a abrir la fase de liquidación.

El auto judicial llega después de que la administración concursal de Unipost, ejercida por el despacho de abogados Jausas, pidiera la entrada de Unipost en liquidación a finales del año pasado. La empresa, que ha realizado un duro ajuste de personal, se opuso, alegando que las cuentas iban a mejorar y que podía encontrar un comprador.

Emplea a 2.200 trabajadores, sobre los que pesa un ERE pendiente de ejecución

El juez ha estimado parcialmente estos argumentos para ver tanto si se produce la citada “mejora de la situación económica basada en la reducción de costes estructurales con un ligero aumento de los ingresos”, como si, efectivamente, aparece un comprador.

Unipost, propiedad de una rama de la familia Raventós, cuenta con una plantilla de 2.200 trabajadores sobre los que pesa un expediente de regulación de empleo (ERE) ya aprobado y pendiente de ejecución. La compañía lleva años en pérdidas, sus deudas superan los 50 millones de euros y solo puede subsistir si algún fondo o inversor se queda con el negocio.

Los registros policiales lastran la imagen

Al margen de las dificultades de competir con Correos y de posibles errores estratégicos, Unipost también se ha visto perjudicada, sobre todo fuera de Catalunya, por la mala imagen que le han provocado los registros policiales llevados a cabo en relación con la consulta sobre la independencia de Catalunya del 9 de noviembre del 2015 y el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre.

Loading...