El laboratorio de las ideas

Alex Preukschat es consultor y director de proyectos en una empresa especializada en la transformación digital con tecnología blockchain. Es pionero en España en el estudio y el desarrollo de esta tecnología, que es, parafraseando el título de su libro, “la revolución industrial de Internet”. Y es que el blockchain es un sistema que permite realizar transacciones financieras entre dos participantes de manera segura y confiable sin utilizar un intermediario, con el consiguiente ahorro de costes.

Esta tecnología blockchain nació con la moneda virtual bitcoin en la década pasada, y hasta entonces, era obligado que todos los pagos en el comercio electrónico se canalizaran a través de entidades centralizadas de confianza que gestionaban el seguimiento de todas las transacciones. Con el blockchain, ese intermediario desaparece, y se abre un horizonte de posibilidades infinitas en el que puede entrar cualquier tipo de transacción, desde un kilovatio de energía hasta una hora de alquiler de un coche.

“Salir de nuestros muros, ofreciendo conocimiento y viendo lo que está ocurriendo en el mundo”

Sobre esta revolución tecnológica ha hablado Preukschat en uno de los desayunos que periódicamente organiza el InnovaHub de Gas Natural Fenosa, una iniciativa dirigida a establecer un contacto entre la utility española y start-ups relacionadas con el sector energético. El director de Estrategia e Innovación Tecnológica SSII de Gas Natural Fenosa, José Maria Boixeda, explica que estas start-ups “son empresas relativamente pequeñas que buscan centros atractores que les puedan proporcionar ayuda para su producto y para su idea”.

En resumen, el InnovaHub es un punto de encuentro entre los actores del ecosistema digital y tecnológico que impactan en el sector de la energía, un lugar que conecta las empresas con expertos, emprendedores, innovadores y académicos de referencia en el ámbito de la innovación para debatir y crear soluciones que redefinirán el futuro del sector de la energía.

De momento cuentan con un espacio en el Pier 01 Tech City de Barcelona, el ‘hub’ tecnológico que alberga más de 100 empresas y un millar de trabajadores, pero la idea es ir abriendo nuevos puntos de contacto en los países donde Gas Natural Fenosa tiene presencia. “Salir de nuestros muros, ofreciendo conocimiento, viendo que está ocurriendo en el mundo, acelerando las empresas que así lo quieran, adaptando sus ideas para que el enfoque de mercado sea el correcto, ayudándolas a moverse dentro del marco regulatorio,…”

Si quiero energía verde, que de verdad lo sea

Una de estas empresas es Megavatio Control, una start-up que desarrolla software para la adquisición y procesamiento de datos para el sector industrial y energético. Y una de las herramientas que usan es la tecnología blockchain porque, en palabras de su cofundador y gerente, Marcos Valles, en el mundo de las energías verdes “hoy en día un consumidor no tiene una manera de dar trazabilidad real al quesito de la factura que nos dice si esa energía es verde o no”.

“Creamos un grupo de personas que les ayuda y ese mismo grupo nos trae la cultura aprendida en la start-up”

Explica Valles que los derechos que tiene la electricidad verde –y que especifican que ésta se ha producido con unos condicionantes específicos, como que no sea contaminante, sea una producción local o apoye el medio rural- son otro valor añadido que se puede comprar y vender. Como en toda transacción, se pueden producir fraudes, voluntariamente o no, y el sistema actual de control es bastante arcaico, con lo que quieren “darle agilidad”.

“De la misma manera que en bolsa se puede comprar arroz, trigo o divisas, queremos que los productores puedan vender su electricidad y que quede clara la transacción de certificados energéticos y garantías de origen para que el consumidor final pueda ver de dónde viene esa electricidad”. Ahí es donde aparece la tecnología blockchain.

Para poder llevar todo esto a cabo, Valles explica que necesitan, entre otras cosas, inversión y empresas grandes que les permitan hacer pruebas piloto en entornos reales. Y el círculo se cierra, de nuevo, con el InnovaHub que, según Boixeda, “ofrece conocimiento y resolución de problemas a cambio de nutrirse de nuevas tecnologías y maneras diferentes de entender un negocio. Creamos un equipo de personas que les ayuda para que puedan conseguir su objetivo, y ese mismo grupo nos trae la cultura aprendida en la start-up”.

Consumo óptimo al detalle

Tal vez el concepto de tecnología blockchain sea relativamente reciente y difícil de entender, puesto que se basa en modelos matemáticos y criptográficos sólo aptos para los más avezados. Pero el que ya es de dominio público es el de “Internet de las cosas” (IOT, en inglés “Internet of things”), es decir, la conexión a Internet de objetos cotidianos. Y como Gas Natural Fenosa es un referente en innovación entre las empresas españolas, éste es otro de los temas que trata con start-ups como Mirubee, una empresa que encuentra oportunidades de ahorro estudiando el consumo eléctrico de cada casa.

“El agua se ve fluir pero la electricidad no se ve por lo cables. Muchas veces no sabemos en qué estamos gastando”

Álex Barberá, cofundador de Mirubee, explica que, mediante un aparato electrónico que se instala en el cuadro eléctrico de casa, se mide el consumo segundo a segundo, y estos datos se envían a través del wifi a la empresa, donde se analizan y se hacen recomendaciones de tarifas dependiendo del consumo. Además, su tecnología permite discriminar el consumo individual de cada electrodoméstico con una sola medida, reconociendo patrones y desagregando consumos.

Esta radiografía de la electricidad de la casa permite explicar por qué si estamos durmiendo o no hay nadie, se sigue consumiendo. Muchas veces se debe al famoso stand-by o luz roja de algunos electrodomésticos, y la tecnología de Mirubee permite localizar este consumo, contabilizarlo y ofrecer una optimización. Al fin y al cabo, como dice Barberá, “el agua se ve fluir pero la electricidad no se ve por los cables, y muchas veces no sabemos en qué estamos gastando”.

La grandeza del “Internet de las cosas” es que es aplicable a cualquier aspecto de nuestro día a día. Cualquier aparato, cualquier electrodoméstico, es susceptible de conectarse a Internet y de manipularse desde donde a uno le plazca. Y sino, véase el ejemplo de eCozy, otra de las start-up presentes en estos desayunos tecnológicos, y que presentaron su termostato de calefacción inteligente con pantalla táctil. Esta empresa ha desarrollado una app para configurar el termostato a distancia, y a través de ella, se puede programar la temperatura de los espacios acorde a las necesidades y deseos de cada cliente.

El poder de los datos

En definitiva, lo más valioso que genera nuestra sociedad son los datos, y si son abundantes en cantidad y calidad, mucho mejor. Al fin y al cabo, el procesamiento en estos datos masivos o “Big data” permiten encontrar patrones repetitivos muy útiles comercialmente. El porqué es fácilmente deducible: ¿y si se pudiera predecir la demanda de electricidad en un momento concreto a partir del análisis de datos?

El año pasado, Gas Natural Fenosa invirtió cerca de 60 millones de euros en innovación, y esta apuesta la lleva a conocer, por ejemplo, empresas que se dedican a la predicción para mercados de energías renovables, a soluciones en análisis geoespacial, a diseño de modelos estadísticos de predicción con base meteorológica, o a monitorización y análisis de redes sociales que hacen posible que los clientes tomen decisiones comerciales basadas en los datos recogidos.

Según los expertos, la digitalización revolucionará el uso que hacemos de la energía y permitirá predecir el comportamiento de las personas y adaptar los servicios energéticos a los hábitos de casa hogar. Como explica la directora de Ingeniería e Innovación de Gas Natural Fenosa, Blanca Losada, “es un cambio en el modo que nos relacionamos las personas, las empresas, las instituciones y, en un futuro no muy lejano, también las máquinas”. Al fin y al cabo, ¿quién no ha soñado con que la nevera haga el pedido al supermercado cuando detecte que faltan alimentos, o que la lavadora se conecte en el momento del día en que la electricidad sea más barata, o incluso con que las persianas suban o bajen solas en función de la luz solar que detecten?

Loading...