El Popular encara una semana decisiva tras las últimas caídas

Los inversores mirarán con lupa cómo arranca hoy la cotización del Banco Popular después del descalabro que sufrió la semana pasada, del 38%. La evolución de la entidad en bolsa está siendo muy volátil durante cada sesión, si bien acaba en la mayoría de los casos en pérdidas. El viernes la cotización pasó de subir casi un 5% a caer un 27%. Al final de la sesión se dejó un 17%. Los problemas del Popular tienen su origen en una cartera de activos improductivos –esencialmente inmobiliarios– por valor de unos 37.000 millones de euros.

Entre las razones que explican la caída están ventas masivas como las de la gestora de fondos internacionales Blackrock, que durante la semana pasada comunicó la reducción de su participación en Popular desde el 4,09% hasta el 1,79%. También cuando se producen caídas elevadas se disparan muchas órdenes de venta automáticas vinculadas a una bajada de precio de la acción, lo que acentúa las pérdidas.

La volatilidad de la acción le ha llevado a pasar de ganar un 5% a perder un 27% en una misma jornada

Por ahora, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha decidido no actuar sobre los títulos del Popular con una suspensión de cotización, por ejemplo, porque considera que no se dan las circunstancias. El regulador prefiere dejar libertad a los accionistas para que salgan o entren en el capital del banco libremente.

Las fuertes pérdidas del banco en bolsa (un 55% en lo que va de año) han dejado la capitalización de la entidad en 1.733 millones de euros. Ya es la empresa de las 35 del Ibex con menor capitalización. Técnicas Reunidas es la segunda más pequeña.

Los inversores del Popular estarán muy pendientes durante la jornada por si se conoce algún detalle más sobre la reunión prevista el martes entre la dirección de la entidad y el Banco Central Europeo (BCE) sobre las medidas que tomar para facilitar la liquidez. Precisamente, la liquidez es uno de los elementos más importantes en el banco ahora mismo ya que, fruto de la inestabilidad, se presupone que debe estar sufriendo una salida importante de depósitos. El banco deber poder atender todas las solicitudes de liquidez para poder operar con normalidad.

Popular 2007-2017 Popular 2007-2017 (Anna Monell)

Las alternativas de futuro para el sexto banco español por activos se reducen a encontrar un comprador (salida privada a la crisis) o rescate tutelado por la administración europea (Mecanismo Único de Resolución, MUR), que implicaría que asumirían las pérdidas los accionistas, los tenedores de deuda y los depositantes que no se encuentren cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos (importes superiores a los 100.000 euros). Una tercera vía más incierta es un acuerdo similar al que ha pactado el Gobierno italiano con la Unión Europea para rescatar al Monte dei Paschi. El hándicap que tiene esta tercera opción es que implicaría un desembolso de capital público aunque fuera sólo de forma temporal.

La opción de la compra desde un punto de vista teórico es posible teniendo en cuenta que el precio de la acción es cada día más barato, pero las dudas sobre la situación real del banco alejan a los interesados. Aunque inicialmente los grandes bancos españoles analizaron los balances del banco, sólo Santander y Bankia parece que tienen un interés real en estudiarlo, según fuentes consultadas.

El MUR puede actuar cuando se dan una serie de situaciones como falta de liquidez o que sus ratios de solvencia estén por debajo de los mínimos que exige el Banco Central Europeo (BCE). Estas situaciones no se dan en el Popular, porque si no el MUR ya habría ­actuado.

Loading...