El Popular niega una operación urgente para vender el banco

El Banco Popular ha asegurado que no se ha puesto en marcha ninguna operación para vender la entidad financiera. Saliendo al paso de las informaciones publicadas esta tarde. El diario digital El Confidencial aseguraba que el nuevo presidente de Banco Popular, Emilio Saracho, había encargado a los bancos de inversión JP Morgan y Lazard la venta de la entidad por supuestas dificultades financieras.

Fuentes del banco aseguran a Público que la entidad no está en quiebra ni tiene problemas de solvencia. Fuentes cercanas del Banco de España aseguran, por su parte, también que el banco es solvente.

Sobre la venta del banco, estas fuentes se remitieron en las declaraciones que hicieron tanto Saracho en la junta de accionistas como el consejero delegado Ignacio Sanchez-Asiain Sanz en la presentación de resultados, que el futuro de la entidad pasa por una nueva ampliación de capital o una operación corporativa.

La decisión, adoptada el pasado viernes 5 de mayo, habría sido comunicada por el propio Saracho a los presidentes de los principales bancos españoles: Ana Botín (Banco Santander), Francisco González (BBVA), Josep Oliú (Sabadell), Isidro Fainé (La Caixa), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia) y Jordi Gual (Caixabank).

Asimismo, el que fuera vicepresidente de JP Morgan habría informado al ministro de Economía, Luis de Guindos, de la complicada situación del Banco Popular.

Saracho ha pedido a estos responsables que presenten las ofertas de compra en un plazo de 20 o 30 días, según apunta El Confidencial.

La cuenta de resultados de Banco Popular volvió a sufrir en el arranque de 2017 el lastre de su negocio inmobiliario. En el primer trimestre, la entidad registró pérdidas de 137 millones de euros (frente a beneficios de 93,79 millones de euros de un año antes), tras realizar provisiones de 496 millones de euros debido al incremento de las dotaciones del negocio inmobiliario, un 69,9% más que en el primer trimestre de 2016.

En su primera junta con los accionistas, el responsable aseguró que el banco necesitaba abordar cuanto antes las “dificultades” que atraviesa y que quería seguir siendo una entidad independiente, aunque no descartó que finalmente se embarcara en operaciones de fusiones y adquisiciones. En esta línea, Saracho señaló que “no está en disposición de pagar dividendos, está justa de capital”.

Loading...