El PP consigue convalidar el decreto de la estiba gracias a la abstención del PDeCAT

A la segunda va la vencida. El Gobierno sufrió su mayor derrota parlamentaria en lo que va de legislatura el pasado mes de marzo cuando el Congreso tumbó su real decreto de reforma de la estiba. El Ejecutivo ha sometido hoy de nuevo la reforma a votación y ha logrado la convalidación de un nuevo decreto, que aprobó el Consejo de Ministros la semana pasada, gracias al apoyo de Ciudadanos y el PNV y a la abstención del PDeCAT.

Con esta reforma del régimen de los estibadores, el Gobierno cumple con una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 2014, que obligaba a España a liberalizar el sector. La Administración se ahorrará así una multa impuesta por Bruselas, que se elevaba a cuatro millones de euros mensuales.

Libertad de contratación

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se ha encargado de defender los cuatro artículos del nuevo decreto que incluye la libertad de contratación de los trabajadores de la estiba por parte de las empresas, tal y como ha ordenado Europa. “Habrá un periodo transitorio de tres años para que se introduzca de forma definitiva el nuevo sistema laboral”, ha señalado el ministro sabedor de que los estibadores están en contra de la reforma y en pie de huelga.

En marzo, el Gobierno esperaba que Ciudadanos apoyase su decreto, pero los de Albert Rivera se echaron para atrás en el último momento dejando que se visualizara la soledad del PP en el hemiciclo. Ahora, el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha conseguido que Cs volviera al redil y la abstención de PDeCAT después de que los nacionalistas introdujesen nuevas medidas a favor del empleo en el sector.

¿Cambio de cromos?

No obstante, el cambio de opinión de la antigua CDC ha levantado polémica. La negociación se cerró el jueves pasado por la noche. El viernes, hubo reunión en Barcelona del Consorcio del Palau de la Música para decidir si la entidad se personaba contra CDC por el caso Palau. Los representantes del Gobierno central no acudieron a la reunión y no pudieron votar.

El portavoz de En Comú-Podem en el Congreso, Xavier Domènech, ha atribuido esa ausencia a un cambio de cromos entre el PP y PDeCat a cuenta de la estiba, lo que ha irritado al grupo parlamentario nacionalista en la Cámara baja, que capitanea Carles Campuzano.

Loading...