El rey de los cromos que reina desde el Empordà

Hay cromos en la niñez de quien lea esta página. De niño jugué en el patio del colegio a pelar: cromos en pila, con la palma de la mano abierta (¡trampa humedecérsela con saliva!) golpeábamos para voltearlos. Ganabas los cromos que girabas. Aun conservo una caja de zapatos con cromos de futbolistas, coches, motos, mariposas, minerales, dibujos animados, animales del mundo y estampas bíblicas. Los chavales que los coleccionaban en álbumes apostaban los repes o negociaban trueques. Casi medio siglo después, sigue habiendo niños y cromos. Detrás está Lluís Torrent, el rey de los cromos.

“El cromo jamás morirá”, asegura Lluís Torrent (68), que cada año inunda España y Portugal con 600 millones de cromos, lo que le convierte en líder indiscutible del sector. Lo hace desde Torroella de Montgrí (Baix Empordà), su pueblo, que él ha convertido en la capital ibérica del cromo. Torrent es director general y consejero delegado del grupo Panini España, y con su equipo de 90 personas ha conquistado el liderazgo del sector del cromo, y también del cómic y de las revistas infantiles.

Andrés Iniesta le pidió un álbum de cromos que de niño le quedó sin completar: ‘Oliver y Benji, campeones’

Lluís Torrent recuerda: “Jugábamos en la calle a canicas, y los cromos eran nuestra moneda de cambio: si perdías la jugada, pagabas con cromos. Procurabas dar el más arrugado que tenías”. Torrent se recuerda de niño pegando cromos en un álbum junto a la estufa de leña del piso familiar. “Les llamábamos santos, como las estampas de la iglesia. El primer álbum que completé fue de cromos de automóviles”.

Se estrenó como editor de álbumes de cromos en 1979 con Moto Sport, álbum de cromos de motos, tras un primer acuerdo de Cromo-Crom (su empresa, asociada con De Lattre y Jaume Bruguera) con Panini. Incorporaría después los de la Liga Española de Fútbol, cromos de futbolistas que son el mascarón de proa de las colecciones que edita Panini desde hace 46 temporadas (tras adquirir la colección Este). “Cada año lanzamos 35 millones de sobres, cada sobre con seis cromos”, explica Torrent. Sobres que llegan a los niños –y no tan niños– mediante 142.000 puntos de venta (librerías, kioscos, grandes superficies…) y la promoción de repartir gratis 2,5 millones de álbumes (en estadios de fútbol, periódicos y escuelas). Hay adultos nostálgicos de los cromos, como el mismísimo Andrés Iniesta, del que Lluís Torrent me cuenta esta anécdota: “Le ofrecí a Andrés pedirme lo que quisiera, y me confesó que de niño no había podido completar el álbum de Oliver y Benji, campeones. Se lo envié, con los cromos pegados. Recibí este watsap suyo: ‘¡Me habría gustado pegarlos yo!’ Iniesta hubiese preferido un álbum vacío y los sobres. ¡Es la magia de los cromos, que nunca muere!”.

Afirma que internet no le afecta porque “el cromo físico nunca morirá y ayuda a los niños a negociar”

En la portada del primer álbum de la Liga (1971-72) figuraban los futbolistas Heredia (Barça) y Ángel (Real Madrid). Con la portada 2017-18, Torrent se ha llevado un susto: colocó a Isco y Neymar… cuando nadie sospechaba que dejaría el Barça. “Imposible cambiarlo, son siete ­tráilers de álbumes, es un imponderable que el aficionado descuenta y al coleccionista incluso le hace la gracia: ¡estamos vendiéndolo mejor que el año pasado!”, explica Torrent, que actualizará los cromos de futbolistas en sucesivas ediciones.

Otro susto fue escuchar en el Telediario esta noticia de su presentadora: “Acaba de nacer el cromo digital, morirá el cromo físico”. Torrent me lo desmiente: “Internet no nos perjudica, el cromo seguirá siendo físico, aunque ahora tenemos algunos de realidad ampliada, como Invizimals: mediante una aplicación en el móvil haces que se muevan, lancen fuego y humo y se peleen entre sí al juntar dos cromos”.

Además de entretener, Torrent sostiene que coleccionar cromos es pedagógico: “El niño aprende a administrarse para comprar cromos y a negociar con otros niños para inter­cambiar”.

Lo que nadie garantiza es el éxito de una colección: “Fracasamos con una colección de la NBA (2012) y con otra sobre Packman (2014), serie de animación: ¡nos comimos el 80 por ciento de la tirada de esas ediciones!”. ¿Y cuál es el secreto? “Estar muy atento, negociar licencias, distribuir bien y marketing, como el de locutores que abren un sobre durante la transmisión radiofónica de un partido de fútbol. ¿El futuro del cromo? ¡Crecer!”.

Nosotros pasaremos, pero los cromos seguirán.

.

Loading...