El Santander vende el 51% de la cartera inmobiliaria del Popular a Blackstone

Banco Santander ha acordado la venta del 51% de la cartera de inmuebles adjudicados, créditos dudosos procedentes del sector inmobiliario y otros activos relacionados con esta actividad del Banco Popular al fondo Blackstone. La operación es una de las mayores en la historia inmobiliaria española.

El acuerdo supone la creación de una sociedad a la que Popular traspasará sus activos, con un valor bruto contable agregado de 30.000 millones de euros y el 100% del capital de Aliseda, compañía que volvió a ser propiedad del banco a finales de junio, tras su resolución y posterior venta al Santander.

La valoración en activos en España es de unos 10.000 millones sin incluir Aliseda

La valoración de los activos en España (es decir, inmuebles, créditos dudosos y activos fiscales sin incluir Aliseda) es de unos 10.000 millones de euros, una cifra sujeta a cambios en función del volumen de activos remanente a la fecha del cierre y la integración de Aliseda.

La nueva compañía estará participada al 51% por Blackstone y al 49% por Popular y la gestión del patrimonio de la misma será asumida por el fondo. Con el traspaso a la nueva compañía, Popular desconsolidará de su balance este conjunto de activos.

Tres compañías internacionales optaron a la venta

Esta venta se produce tras un proceso de selección competitivo al que optaron tres compañías internacionales, de entre las que fue elegida Blackstone por “plantear la mejor oferta” en términos económicos y en cuanto al plan estratégico, según ha explicado la entidad.

La firma de este acuerdo se produce después de que la Comisión Europea autorice sin restricciones la adquisición de Popular por parte de Santander al considerar que la fusión “no plantea problemas de competencia”.

La operación se cerrará en el primer trimestre de 2018

La operación tendrá un impacto positivo en el capital CET1 ‘fully loaded’ de Santander de doce puntos básicos, que se suman a la recuperación de cinco puntos básicos que se habrían consumido por la recompra del 51% de Aliseda acordada el pasado junio.

A falta de la obtención de las autorizaciones correspondientes, la entidad estima que la operación se cerrará durante el primer trimestre de 2018. Para su cierre ha actuado como asesor Morgan Stanlye y ha sido supervisada por el consejero independiente de Popular Pedro Pablo Villasante.

Loading...