Elena Salgado admite errores en la crisis pero cree que un rescate hubiera sido desastroso

La exvicepresidenta de Gobierno y exministra de Economía durante la última etapa de la era Zapatero, Elena Salgado, ha reconocido que hubo “errores”, pero también “aciertos”, en la gestión de la crisis, y que bajo su mandato se intentó por encima de todo evitar un rescate, lo que hubiera sido “desastroso”.

En su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas, la socialista afirmó que tuvo que enfrentarse durante dos años y medio (2009 a 2011) a la crisis económica más grave de los últimos setenta años, y que las medidas que adoptó el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero intentaron proteger el desempleo y las prestaciones sociales.

Según ha explicado, el Ejecutivo de Zapatero buscó minimizar el coste público de las ayudas a las entidades en crisis, sosteniendo los servicios públicos y el Estado del Bienestar. El objetivo máximo fue “proteger a España de un rescate, que como sucedió en otros países europeos, habría tenido efectos desastrosos para la población y habría comprometido nuestro futuro como país”.

Salgado ha señalado que “en parte lo logramos y en parte no, porque las circunstancias no pudieron ser más adversas”, y ha admitido que “sería insensato mostrar satisfacción”. “Deseo pensar que en alguna medida contribuimos a preservar el futuro de España y a paliar el sufrimiento de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad”.

Para la exministra, la culpa de la recaída de la economía en 2010 fue culpa de la desconfianza generada por los rescates a Grecia e Irlanda, justo en un momento en el que el PIB volvía a crecer, dijo.

Elena Salgado

Grecia e Irlanda, los culpables de la recaída de la economía

Loading...