España recorta la fabricación de vehículos por los ajustes del mercado

Las dudas que tenían a principios de año los fabricantes de automóviles de España sobre la evolución de su actividad a lo largo del 2017, después de un 2016 satisfactorio, se están despejando. Y no en sentido positivo. Las cifras globales de producción están cayendo claramente, de modo que el objetivo fijado por la patronal ­Anfac a finales de 2012 de que tres millones de vehículos vuelvan a salir de las plantas del país, el registro logrado en 2004 y desde entonces jamás igualado, difícilmente se alcanzará en el presente ejercicio. El 2016 se quedó muy cerca, con 2.891.907 unidades, tras crecer un 5,6% respecto al 2015. Pero en los ocho primeros meses del 2017 la fabricación se ha recortado en un preocupante 4,5% y se ha situado en 1.874.241 unidades, muy lejos de esa cifra mágica de los tres millones.

Las exportaciones también han caído, pero menos que la fabricación, exactamente un 2% según las estadísticas de Anfac, quedando en 1.601.203 unidades. Aunque debe tenerse en cuenta que la producción y las ventas en el exterior no están acompasadas en el tiempo ya que suelen generarse stocks. Aun así, el 85,4% de la producción española ha ido a otros países en estos primeros ocho meses del 2017. Un año antes fue prácticamente dos puntos porcentuales menos, el 83,3%. Por tanto, el mercado doméstico ha perdido peso respecto al foráneo para el conjunto de com­pañías automovilísticas que tienen plantas en España. Son en total nueve firmas con diecisiete factorías.

Las cifras globales de producción están cayendo claramente

Esta evolución es todavía más acentuada si se toman como re­ferencia únicamente los turismos, que redujeron su producción en España un 5,8% en el periodo enero-agosto, quedando en 1.478.554 unidades. Este comportamiento contrasta con el de las matriculaciones totales de este tipo de vehículos –tanto de los producidos en el país como fuera de él–, que fue de 849.912, un 7% más, según los datos de Anfac. Conclusión: se venden más coches que el año pasado, pero fabricados en el extranjero. Crecen las importaciones.

Otro elemento clave es la caída de algunos mercados exteriores que son importantes para la fa­bricación española, que es, como se ha dicho, principalmente exportadora. Anfac destaca dos, que son paradigmáticos. Uno es el Reino Unido, el tercer destino de las exportaciones de automóviles producidos en España, por detrás de Alemania y de Francia. Las ventas en ese mercado han caído un 2,4%, en consonancia, apunta la patronal, con el descenso de las ventas globales de coches en el país. La fortaleza del euro frente a la libra, que hace los productos de países con la moneda común menos competitivos, ha podido influir. El otro ejemplo es Turquía, el primer mercado extracomunitario para los productores españoles del sector y que ha cedido un 3,4% hasta agosto; en ese caso como consecuencia de su delicada situación política y económica.

coches
coches
(Rosa M.ª Anechina)

Un último factor señalado por Anfac para explicar el recorte de la producción tiene que ver con los ajustes en algunas plantas, ya sea por labores de mantenimiento general, que se concentran en verano, coincidiendo con el principal periodo vacacional, o por la introducción de nuevos modelos a sus líneas de producción, lo que requiere de paradas técnicas. Esto último se está dando mucho más este año que en los precedentes, según la patronal, de lo que podría deducirse que en 2018, con estos coches ya completamente integrados en las factorías, la actividad repuntará.

Las cifras de producción de ­vehículos industriales se mantienen prácticamente invariables este año respecto al anterior. Hasta agosto se fabricaron en España 365.412 unidades, un 0,3% más que en el mismo periodo del 2016.

Loading...