Inicio Economía España registra en julio una caída histórica del paro

España registra en julio una caída histórica del paro




El impulso de la temporada turística y el avance en el ritmo de la vacunación han favorecido la recuperación del mercado laboral, que ha vuelto a marcar en julio un nuevo récord en el ritmo de reducción del desempleo. Si las señales que emitían los datos del mes de mayo y junio ya anunciaban una notable mejoría, el séptimo mes del año ha pulverizado estas cifras y ha cerrado con 197.841 desempleados menos en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE); mientras que la Seguridad Social ha sumado 91.451 nuevos afiliados, elevando el número de ocupados hasta los 19,59 millones, su cifra más alta de toda la serie histórica.

Los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social refrendan la mejoría que ha experimentado el mercado laboral en los últimos meses, que anota seis meses de descensos consecutivos. No obstante, la caída de desempleo registrada en julio es la mayor de la serie histórica (1996) con 197.841 parados menos, una cifra que se sitúa por encima del dato de mayo (-129.378) y de junio (-166.911), que ya habían marcado máximos.

En julio, el número de parados se situó en 3.416.498 personas, la cifra más baja de desempleados en España desde febrero de 2020. Y en comparación con julio del año pasado, el desempleo se reduce en 356.536 personas, un 9,45 % menos. Aunque la cifra se sitúa lejos de los 4 millones de parados registrados en febrero, un año después de la irrupción del coronavirus, el mercado laboral español aún está lejos de recuperar los 3.246.047 de desempleados previos a la pandemia. Si bien, desde marzo, el descenso ha sido de más de 592.000 personas.

Lo cierto es que julio es un mes en el que el desempleo se comporta habitualmente de forma favorable. Desde el inicio de la serie histórica, el paro ha descendido en este mes en una veintena de ocasiones y solo ha subido en 2005, en 2007 y en 2008, coincidiendo con el inicio de la crisis económica. El año pasado, pese a la irrupción de la pandemia, también anotó un descenso: bajó en 89.849 personas hasta los 3,77 millones tras cuatro meses de subidas por la COVID-19.

La Seguridad Social, por su parte, también ha registrado cifras inéditas: en términos medios y sin ajuste estacional, el número de afiliados rozó  los 19,6 millones en julio (19.591.728), un nuevo máximo histórico que supera al de julio de 2019 (19.533.211). Según los datos trasladados por el departamento que dirige José Luis Escrivá, el sector Servicios ha seguido tirando de la ocupación gracias al levantamiento de las restricciones y ha compensado el mal dato de la Educación por el fin del curso académico.

En total, se han registrado 91.451 nuevos cotizantes respecto a la media de junio, un 0,47 % más. A ellos hay que sumar otros 116.334 trabajadores que estaban acogidos a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y que se han reincorporado a sus puestos en el séptimo mes del año. El número de trabajadores acogidos a este mecanismo continúan bajando, y han cerrado julio en 331.486 personas, la menor cifra desde el inicio de la pandemia, lo que supone que se ha activado más del 90 % de las personas que estuvieron en esta situación en el pico de expedientes, destaca el Ministerio.

Tras celebrar los datos, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha destacado que detrás de «este gran esfuerzo colectivo» hay «personas, familias, vidas» y, «por ellas», ha recalcado, el Gobierno «no se detendrá en el empeño de garantizar empleo de calidad y proyectos vitales con futuro y estabilidad», ha señalado en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Cae el paro en todos los sectores, sexos y grupos de edad

La llegada del verano y el comienzo de la temporada turística han favorecido la recuperación del mercado laboral. La caída en el número de desempleados en julio fue generalizada en todos los sectores económicos, con especial atención al sector Servicios tras el fin de las restricciones: cayó en 133.658 personas (-5,29 %). También la Industria bajó en 13.158 personas (-4,60 %), registrando un dato inferior al inicio de la pandemia, mientras que la Construcción registró 10.154 parados menos (-3,62 %), la Agricultura, 8.880 personas menos (-4,82 %) y el colectivo Sin Empleo Anterior, en 31.991 desempleados menos (-9,46 %).

Asimismo se han registrado caídas generalizadas en el desempleo por sexos, aunque algo más entre las mujeres. En el séptimo mes del año, el paro femenino se redujo en 104.891 mujeres, mientras que disminuyó en 92.950 personas entre los varones. Así, hay 2.017.719 mujeres que todavía buscan empleo y 1.398.779 hombres en la misma situación. Y, por edad, el paro se ha reducido en julio entre los jóvenes menores de 25 años en 36.926 personas (-12,34 %) respecto al mes anterior y en el colectivo de 25 y más años, en 160.915 personas (- 4,85 %). Igualmente, el paro bajó en todas las comunidades autónomas.

El levantamiento de las restricciones y el aumento de las contrataciones por la campaña de verano han repercutido del mismo modo en los datos de afiliación al régimen general, gracias principalmente al comportamiento del sector Servicios, que ganó 130.096 cotizantes en un solo mes, siendo 69.079 cotizantes solo de la hostelería. También destacan los datos de afiliación femenina, que siguió sobrepasando la barrera de los 9 millones de ocupadas. En concreto, julio terminó con 9.073.677 afiliadas, frente a 10.518.051 varones ocupados.

Además de la mejora en el régimen general, con un aumento de 69.079 trabajadores, el de los autónomos se incrementó en 1.978 personas. Y por comunidades autónomas, más de la mitad ganaron afiliados en julio. Los mayores aumentos, en valores relativos, correspondieron a Baleares (+4,4 %), Cantabria (+2,7 %) y Castilla y León (+1,4 %). Por su parte, los mayores descensos se dieron en Ceuta (2,7 %), Melilla (2 %) y Canarias (-0,8 %).

Los trabajadores en ERTE alcanzan su menor nivel en pandemia

Por su parte, el número de trabajadores en ERTE alcanzó en julio el nivel más bajo desde el inicio de la pandemia tras reducirse en 56.719 personas si se tiene en cuenta la fecha de alta y en 116.334 si se tiene en cuenta la fecha de notificación. Un año y cuatro meses después de la llegada de la pandemia, a 31 de julio aún continuaban 331.486 personas en esta situación. El Ministerio destaca que, desde mayo de 2020, cuando 3,6 millones de trabajadores estaban en ERTE, más del 90 % ya lo han abandonado, y desde el pico de la tercera ola, registrado el pasado mes de febrero, se han reactivado más de medio millón de trabajadores.

Existe además una importante concentración sectorial de los trabajadores protegidos por ERTE, pues un 23,53 % de los trabajadores protegidos pertenece a la hostelería (servicio de comida y bebidas), con 78.015 afectados. Esta actividad, junto con los servicios de alojamiento, concentran el 40.26 % de los trabajadores en ERTE. En concreto, los servicios de alojamiento tienen a 55.443 trabajadores en ERTE, el 16,72 % del total de trabajadores protegidos por este instrumento.

También existe una gran concentración de ERTE en las zonas con mayor actividad turística, según resalta el Ministerio. Así, Las Palmas es la provincia que presenta un mayor porcentaje de afiliados bajo alguna modalidad de ERTE, con el 8,58 % de sus afiliados protegidos. Le sigue Santa Cruz de Tenerife, con un 7,23 %, y Baleares, con un 5,39% de sus trabajadores en ERTE. En el otro extremo se sitúan las provincias de Castellón, Huelva, Cuenca, Murcia, Lleida y Guadalajara, que cuentan con menos de un 1 % del total de sus afiliados en un ERTE.

Además, en el séptimo mes del año se han firmado 1.838.250 contratos. De ellos, 165.500 contratos fueron de carácter indefinido, el 9 % del total. En total, los contratos indefinidos a tiempo completo alcanzaron entre enero y julio de este año un total de 699.481, un 28,17 % más que en igual periodo del año 2020.

Continúa así la senda positiva en el mercado laboral después de que la pasada semana se conociera la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre del año, que acabó con 465.000 nuevos puestos de trabajo entre abril y junio, una de las cifras de creación de empleo más altas de la serie histórica. De esta manera, España ya ha recuperado nueve de cada diez empleos perdidos durante la pandemia.

2.064,9 millones en prestaciones en junio

El Ministerio ha informado además de que el gasto en prestaciones alcanzó los 2.064,9 millones de euros en el mes de junio, de los que 427 millones correspondieron a prestaciones para trabajadores en ERTE, frente a los 555 millones del mes de mayo.

El total de beneficiarios de prestaciones por desempleo ascendió en el sexto mes del año a 1.957.244 personas, un dato que ya baja de los 2 millones registrados en los meses anteriores. Por su parte, el gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, ascendió a 1.082,1 euros, un 1,5 % más que en junio de 2020.

Hay que tener en cuenta que los datos de prestaciones siempre van con un mes de retraso respecto a los datos de paro, por lo que este miércoles se han publicado las cifras de desempleo de julio y la estadística de prestaciones de junio.

Publicidad